Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva Izquierda inicia hoy su proceso de integración en el partido socialista

Todo lo que sea ampliar y enriquecer el espacio progresista que quiere representar el PSOE es bienvenido. Ésta fue la respuesta que el líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, dio ayer al secretario general de Nueva Izquierda (NI), Diego López Garrido, en una entrevista discreta que ambos mantuvieron en Madrid, respecto a la información de que NI ha emprendido "un proceso paulatino de integración en el PSOE", según informaron fuentes conocedoras de la reunión. Nueva Izquierda celebra hoy su Consejo Político Federal, en el que se abrirá un debate en relación con su futuro.La de ayer fue la primera conversación que, desde que asumió el liderazgo del PSOE, ha mantenido Rodríguez Zapatero con López Garrido, diputado por las listas del PSOE-Progresistas y portavoz de la Comisión Constitucional de ese grupo parlamentario.

El PSOE siente el máximo respeto por los militantes de NI y esa actitud es la que mantendrá sea cual sea la decisión que tomen respecto a su futuro, que apunta a su integración en el partido socialista. Las dos formaciones ya han recorrido juntas algunas etapas, como la presentación en la misma lista en las elecciones municipales, autonómicas y europeas de 1999 y las generales de 2000. Esa conjunta presentación electoral fue avalada por el Comité Federal del PSOE, con pocas reticencias, a propuesta del anterior secretario general, Joaquín Almunia.

La nueva dirección del PSOE no ha tomado ninguna iniciativa, según aseguran en la sede federal, conducente a la unidad porque el proceso de integración ha partido de NI y, de momento, sólo se da por enterada por la "amabilidad" de López Garrido de informar al respecto. En la entrevista de éste con Zapatero no hubo "ni peticiones ni condiciones", siempre según los conocedores de su contenido.

No podría ser de otra manera, ya que será hoy cuando NI afronte su futuro en su Consejo Político Federal. Algunos de sus miembros aseguran que la mayoría está a favor de la afiliación al PSOE y que sólo hay diferencia respecto a los plazos para hacerlo.

La presidenta, Cristina Almeida, y López Garrido escucharán muchas opiniones a favor de adelantar todo lo posible su congreso, previsto para marzo. Pero también habrá, prevén, algunos militantes, se supone que una minoría, que rechacen la entrada en el PSOE. En definitiva, tiene que ser su congreso el que decida, en su caso, la disolución del partido.

Quienes tienen más prisa en la integración en el PSOE arguyen que, de lo contrario, empezará "el goteo" de afiliaciones individuales. Al parecer, ya hay algunos casos, para disgusto de los que consideran más honorable una entrada colectiva, motivada y explicada en un acto de cierta solemnidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de octubre de 2000