Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EUROCOPA 2000Las semifinales

Rijkaard presenta su dimisión

El técnico holandés renuncia al no haber cumplido su objetivo de "ganar la Eurocopa"

Con su elegancia y serenidad habitual, el seleccionador holandés Frank Rijkaard, de 37 años, apareció ante los medios de comunicación para despedirse tras la amarga derrota de su equipo. "Cuando me hice cargo de la selección [en 1998] me propuse un objetivo muy claro: ganar esta Eurocopa. He fracasado y creo que es hora de dar paso a un nuevo seleccionador. Sólo quiero agradecer a los jugadores el enorme esfuerzo que han hecho", declaró el técnico holandés. "Quise conseguir resultados y creo que los habíamos merecido", añadió Rijkaard.Curiosamente, Rijkaard comenzó hace dos años su carrera como entrenador en el sitio más alto posible: la selección. Tenía 35 años y un currículo impresionante como jugador: tres Copas de Europa, dos Intercontinentales, una Recopa, dos Supercopas, siete Ligas y, por supuesto, la Eurocopa de Holanda del 98. Su corta trayectoria como entrenador, sin embargo, no ha empezado de la misma manera. Antes de la presente Eurocopa, su magisterio despertó muchas dudas entre los aficionados holandeses, que le achacaron estar demasiado verde para el cargo. Pese al buen arranque de campeonato, pese a sus muchos goles -es todavía la selección más goleadora del torneo con 13 tantos-, los palos le han llovido por todas partes.

No fue la suya la única despedida de la noche. Dennis Bergkamp confirmó que, tal y como había anunciado antes de la Eurocopa, no volverá a jugar con la selección. El jugador del Arsenal, de 31 años, es el máximo goleador en la historia de Holanda, con 37 tantos en 79 partidos. Cinco entorchados menos que Winter, quien en una noche de decepciones acumuló 84, superando el récord de Krol.

La maldición de los penaltis

Una vez más, los penaltis se volvieron a cruzar en el camino de Holanda, para la que se han convertido en una maldición. Ahí cayó en el último Mundial (ante Brasil, en semifinales) y ahí se despidió en las dos últimas Eurocopas: en el 92 ante Dinamarca en semifinales y en el 96 ante Francia en cuartos de final. Quizá por el peso de estos precedentes, los jugadores holandeses estuvieron ayer especialmente desafortunados. Lanzaron fatal las penas máximas. Sólo marcó Kluivert. Una vez. Fallaron Frank de Boer, Stam y Bosvelt.

Los entrenamientos, esta vez, no sirvieron para nada. Los holandeses habían ensayado el lanzamiento de penaltis en los días anteriores, según confesó luego Frank de Boer, pero no mejoraron su puntería. "Habíamos practicado los penaltis todos los días, pero en este partido se ha demostrado que lanzar un penalti es siempre algo especial que no es nuestro fuerte", afirmó el jugador del Barcelona.

En esta tanda de penaltis se dio una circustancia inédita: una nueva regla exigió que Holanda prescindiera de uno de sus jugadores para lanzar los penaltis a fin de compensar a Italia, con un hombre menos por la expulsión de Zambrotta. Davids fue el eliminado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de junio de 2000