Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Revanchas y agradecimientos

España recibe hoy a Chipre, la selección que originó hace un año la exitosa 'era Camacho'

Un final del todo inesperado, imposible de imaginar hace simplemente un año. España llega a la penúltima jornada del grupo 6 libre de sospechas y pecados, con la clasificación para la fase final de la Eurocopa a tiro de una victoria y con Chipre como adversario directo en el partido y en la pugna por la primera plaza. Sí, Chipre, un rival al que, como dice Camacho, "se le tomó a guasa en el sorteo y al que el terreno de juego ha puesto en otro lugar". Un contrario que, por otra parte, tiene divididos los sentimientos del equipo nacional. Hacia el conjunto chipriota, por aquello del 3-2 de hace un curso, miran una buena parte de los jugadores con ganas de revancha. Y otros, casi hasta con cariño. Estos últimos son la nueva hornada, los Paco, Valerón o Munitis, también el propio Camacho, que aparecieron por la selección gracias a la crisis que desató aquella derrota en Larnaca. Llega pues un España-Chipre (21.45 horas, TVE-1) sorprendentemente decisivo. "Lógicamente, en el equipo se palpa un ánimo de venganza deportiva", reconoce Camacho, todavía enojado por el estado del césped de El Vivero -"no está como debería estar"- pero sin ganas de darle más vueltas al asunto. Sabe que al menos el público se volcará anímicamente con la selección y ya le basta.

El preparador español anuncia cambios en la alineación, no demasiados, con respecto al once que ganó en Austria, pero ninguna modificación táctica. No dio nombres, pero sus planes señalan a la presencia de Julen Guerrero por Valerón, la de Aranzabal por Sergi y, tal vez, la de Urzaiz por Morientes. "No serán cambios en función del rival, sino porque me gusta fomentar la competencia", se justificó el de Cieza.

No espera Camacho que Chipre, pese a su entusiasmo y sus sueños de rematar un año lleno de hazañas (impensables sus victorias sobre España e Israel), se deje llevar por el juego violento para poner en aprietos al rival, para aprovechar ese defecto que el entrenador de Austria atribuye al conjunto español y que adornó el sábado con la célebre frase de "se mueven como cisnes". Los informes de los que dispone Camacho y los vídeos de los dos últimos partidos del conjunto chipriota -el entrenador no les ha puesto el de la primera vuelta- le presentan a Chipre como "un equipo fogoso, de ganas y enorme entusiasmo", poseedor de "dos o tres futbolistas de buena calidad", cuyos nombres el técnico no revelço. Es problable que se refiriera a Gogic, que ya marcó en la primera vuelta, y Engomitis. O a Spoljaric, el goleador del equipo, autor de dos tantos ante Israel, que será baja esta noche por sanción.

A lo largo de la semana, la selección ha ido dando un perfil bajo a sus declaraciones. Se ha visto mucha huida de los piropos propios y mucho afán por elevar las virtudes del contrario. Pocos se han tolerado un arranque de vanidad, una simple chulería, una mueca de confianza. "Chipre no era tan mala como se decía", afirmó Luis Enrique, uno de los cinco futbolistas escogidos por la Federación para hablar ayer.

Luis Enrique aseguró no haberse tomado su gol ante Austria como algo personal que arrojar sobre Van Gaal, el entrenador del Barcelona que lo ha arrancado de la titularidad y con quien no mantiene buenas relaciones. "Si a mi edad tengo que demostrar algo... Para bien o para mal, tengo una línea. Y ésa es la que vale. Pero la verdad es que hay momentos en que los goles vienen mejor. Y éste puede ser uno de ellos".

Raúl, que aparece con ganas de "demostrar que el fútbol español está por encima del chipriota", admitió lo mucho que ha cambiado el panorama con respecto a hace un año: "entonces mirabas la clasificación y te imaginabas un campeonato complicado". El goleador español se sumó a la lista de escépticos sobre los piropos que recibe ahora en masa la selección: "Te gusta, como también la ilusión que se palpa alrededor, que 5.000 niños griten tu nombre y vibren. Pero la verdad es que no hemos hecho nada. No nos hemos enfrentado con selecciones de categoría. Que pasen de una vez y así veremos dónde está nuestro nivel".

"Campeones de nada"

Hasta Badajoz han llegado también los ecos de las declaraciones del anterior seleccionador, Javier Clemente, mostrando "cariño" hacia el que hasta poco fue su lugar de trabajo y que, de alguna manera, todavía considera suyo. "El 90% de los jugadores que están aquí son míos; siguen jugando muchos de los que en su día fuimos campeones de nada", afirmó irónico en una entrevista concedida a Efe. "Esta selección es diferente", contestó Camacho ayer sin muchas ganas de entrar en polémica. Clemente, que reconoció sorpresa por la evolución de Valerón, aseguró que a Hierro, a quien volvió a votar junto a Alkorta y Raúl como mejor jugador de Europa, le queda cuerda para rato; y concluyó: "Ojalá Camacho disponga de más tiempo para preparar la Eurocopa. Fuimos la mofa del mundo entero. Nunca nos dieron tiempo para preparar una competición de alto nivel".

España: Cañizares; Salgado, Paco o César, Hierro, Aranzabal; Etxeberria, Guardiola, Julen Guerrero, Luis Enrique; Raúl y Urzaiz.

Chiprre: Panayiotu; Costa, Theodotu, Aristocleus, Pittas; Melanarkitis, Engomitis, Papavasiliv, Christodulu; Gogic y Okkas.

Árbitro: Trentalange (Italia).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de septiembre de 1999