Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abraham Olano sigue sin resolver sus diferencias con el ONCE

En las oficinas del ONCE-Deutsche Bank en Madrid prepararon a mediados de octubre un comunicado informando al mundo de que Abraham Olano había firmado un contrato de dos años con su equipo ciclista. "Sólo faltan un par de flecos para que Olano acepte nuestra oferta económica y nosotros enviemos por fax este papel", dijo entonces un dirigente del equipo. "Los flecos son cosa de poco, más que nada de encontrar el mejor tratamiento fiscal, dentro de la legalidad, para que él gane la mayor cantidad de dinero posible". Dos meses después, los flecos siguen sobresaliendo entre los folios del contrato, el comunicado sigue acumulando polvo en la bandeja de salida de las oficinas y Abraham Olano, de 28 años, el mejor corredor español, ganador de la Vuelta y del Mundial contrarreloj, tercero en el ranking de la Unión Ciclista Internacional, no tiene equipo.La novela en que se convirtió su salida del Banesto aún no ha alcanzado su último capítulo pese a que el corredor lleva ya semanas entrenándose siguiendo la planificación diseñada por su nuevo director, Manolo Saiz. En los dos años en que corrió a las órdenes de José Miguel Echávarri, Olano fue el ciclista mejor pagado del mundo, con unos ingresos brutos del orden de los 300 millones de pesetas anuales. Terminado el ciclo, y dada la ausencia de química entre ambas partes, el ciclista guipuzcoano aceptó a grosso modo la oferta del ONCE, que se puede cifrar en unos 330 millones brutos por dos temporadas. Prácticamente la mitad de lo que percibía. Así que del tratamiento fiscal que logre para sus emolumentos (la nueva ley sólo permite tributar como derechos de imagen el 25% de lo percibido) dependerá que el nivel de ingresos del ciclista, que ya anunció que en el ámbito deportivo el acuerdo con el ONCE era total, no descienda alarmantemente sobre lo que percibía anteriormente.

La situación es delicada. Aunque el entorno del ciclista ha hecho ver que en caso de no cerrar el acuerdo con el ONCE, Olano podría buscarse otro equipo, se encuentra con el problema de que a mediados de diciembre todos los equipos tienen cerrado su presupuesto y planificada la próxima temporada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de diciembre de 1998