ELECCIONES EN EL PAÍS VASCO

Encuestas, patatas fritas y rosas rojas

Las encuestas siempre son buenas para quienes las encargan. Así que, encuesta por encuesta, la que ayer hizo pública el PSOE no tiene nada que ver -o muy poco- con la que dio a conocer el día anterior el Gobierno vasco. La del PSOE les daba a los socialistas una subida de tres diputados, situándoles en 15 escaños. El PP también consigue 15, lo que significa cuatro diputados más. El PNV se queda en los mismos 22 que tiene ahora. A diferencia de la encuesta del Gobierno vasco, HB (hoy EH) se queda como estaba, en sus 11 diputados. El desastre le llega a EA y a Unidad Alavesa, que pierden cada una tres diputados y se quedan en cinco y dos, respectivamente. Izquierda Unida pierde uno y tendría, según este sondeo, cinco escaños.No es que sea para tirar cohetes, pero los resultados son muy distintos a los que el Gobierno vasco dio a conocer al inicio de la campaña. El sondeo del PSOE se realizó entre el 6 y el 7 de octubre, y fueron encuestadas 1.354 personas.

Ya Nicolás Redondo Terreros había advertido que la encuesta del Gobierno era muy diferente en sus datos a la de los socialistas. Y aunque hablaba de que el PSE subía sus resultados, no desvelaba que éstos no resultarían, al final, significativos.

La alegría siempre ha de ser contenida y la austeridad es un valor. Tal vez por eso, la noche en la que arrancaba la campaña electoral, los socialistas hicieron casi lo que se llama un acto íntimo, no mucha gente y magra colación en un inhóspito pabellón de la feria de muestras: patatas fritas, cacahuetes y avellanas, y luego llegarían canapés fríos y calientes. Rosas rojas también para la militancia.

Rosas rojas para Cristina Almeida, que recibió aplausos, besos y abrazos cuando, al lado de Nicolás Redondo, abría gozosa la campaña electoral vasca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 09 de octubre de 1998.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50