Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GOLF

El Open de España atrae las desgracias

El irlandés Harrington, ganador de una edición marcada por retiradas, diluvios y nieblas

Todos los males que han asolado al golf europeo esta temporada se han puesto de acuerdo para citarse esta semana en Madrid. Como un muestrario de desgracias, el Open de España, el torneo bandera del golf español, ha exhibido las carencias del circuito europeo aderezadas, para su desgracia, con todo tipo de incontinencias meteorológicas y la retirada de uno de los nombres que hacía de banderín de enganche para el público y los medios informativos. En cierto sentido, únicamente la irrupción del jovencísimo aficionado español Sergio García, de 16 años, ha concedido significado a la celebración de un torneo que coronó vencedor al novato irlandés Padraig Harrington.El circuito europeo lleva una temporada a la baja -retirada de patrocinadores, escueta cobertura televisiva, ausencia de grandes nombres en los torneos-, y el Open de España, que en teoría debería señalar el comienzo de la recuperación, ha marcado su punto más bajo. Todo comenzó el lunes, cuando Olazábal anunció que retrasaba su reaparición alguna semana más. El peso del cartel quedaba en manos de Severiano Ballesteros, que en 1995 logró su último triunfo en el Club de Campo, y del escocés Colín Montgomerie, mejor europeo del momento y segundo jugador del mundo.

El jueves llegaba la segunda mala noticia. Montgomerie abandonaba tras la primera ronda alegando que su hija de tres meses estaba hospitalizada -Venetia abandonó el hospital el día siguiente,y la organización meditaba no pagar al escocés el fijo de participación-. El viernes comenzó a llover y la jornada se disputó con seis horas de retraso. El sábado continuó lloviendo, los greens se inundaron y no hubo más remedio que suspender la jornada. Ayer no llovió. Todo estaba dispuesto para una doble ronda, pero la niebla retrasó dos horas el dispositivo.

Para completar el guión, Harrington, un irlandés desconocido, ha aprovechado para ganar su primer torneo acabando con la tímida oposición española, encabezada el primer día por Sergio García y en las últimas rondas por el canario Pedro Linhart.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de mayo de 1996