Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Celaya de Butragueño pierde la final de la Liga

El valor doble de los goles. Tan sólo eso evitó que Emilio Butragueño rubricara su primera temporada en el fútbol mexicano con el título de Liga. Su equipo, el Atlético Celaya, no pasó ayer del empate a cero ante el Necaxa en el encuentro de vuelta de la final de la Liga mexicana, disputado ante 120.000 espectadores en el estadio Azteca de México. El resultado de la ida en Celaya (1-1), por aquello de que los goles fuera de casa valen doble en caso de empate, regaló el triunfo final al Necaxa, que revalidó así su título del año pasado.Lo curioso es que el destino fue bondadoso con Butragueño. Cuando quedaban tan sólo cinco minutos para la conclusión del choque, el delantero ex madridista tuvo el título en sus manos. O en su cabeza, para ser más exactos. Pero su testarazo, desde el área pequeña, se fue incomprensiblemente fuera. Butragueño, al que acompañaron 20.000 aficionados del Atlético Celaya, algunos miembros de la peña que lleva su nombre en Madrid y algunos familiares, no pudo ser héroe esta vez.

Por lo demás, el partido no cumplió con la expectación que había levantado. En realidad, la final fue de lo más insulsa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de mayo de 1996