Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

NO HUBO VUELCO RADICAL

Los socialistas pierden cinco escaños aunque siguen siendo los más votados . Los populares suben cuatro pero no rompen su techo . Escuálido aumento de Izquierda Unida

Pese a ganar en 34 provincias y en 13 comunidades autónomas, los buenos resultados obtenidos por el PSOE en Andalucía, Extremadura y Cataluña, donde los intentos del PP de arrancar votos al electorado nacionalista se han saldado con sólo un escaño más a su favor, han alejado al partido de Aznar de la deseada: mayoría suficiente. Salvo en las comunidades citadas, el PSOE ha retrocedido, cediendo entre uno y dos escaños respecto a los datos de 1993. Izquierda Unida ha conseguido por primera vez un diputado en el País Vasco y en, Navarra, trastocando los pronósticos. FIB desciende en votos y el BNG se estrenará en las Cortes con dos diputados.

ANDALUCÍA:

Andalucía ha seguido fiel a los socialistas, aunque no tanto como en otras elecciones generales. Con más del 99% de los votos al Congreso escrutados, el PSOE sigue siendo el partido más votado por los andaluces, aunque pierde cinco escaños, obteniendo 32. El Partido Popular consigue sus mejores resultados, pasando de 20 a 24 diputados e Izquierda Unida logra dos escaños más, de 4 a 6. Una vez más, los andalucistas no consiguen colocar a nadie en el palacio de las Cortes, en Madrid. La comunidad andaluza envía este año 62 diputados (uno más que en las elecciones de 1993).Por provincias, los socialistas bajan su número de votos en Cádiz, Córdoba, Granada, Málaga y Sevilla, donde perderán escaño, mientras que los populares suben sobre todo en Málaga y algo menos en Cádiz, Córdoba y Sevilla. Izquierda Unida cosecharía un buen resultado en Granada (ganando un escaño) y mejoraría su posición en Sevilla, donde consigue dos.

El pronosticado descenso socialista ha sido, por lo menos en Andalucía, consistente pero suave. El voto de las pequeñas poblaciones,se ha mantenido relativamente fiel, impidiendo un vuelco corno el que se experimentó en las municipales en las ocho capitales del provincia, gobernadas por el PP.

En cualquier caso, Andalucía sigue manteniendo en las elecciones generales un sólido voto de izquierda: casi el 60% de la población con derecho a voto elige, PSOE o IU. El Partido Popular no ha logrado superar al PSOE en cuanto a número de votos, en ninguna de las ocho provincias andaluzas.

La alegría de los socialistas andaluces fue evidente en cuanto, se empezaron a conocer los primeros resultados: no sólo porque habían ganado las elecciones autonómicas sino porque su descenso era inferior al pronosticado en las generales.

Las caras más desencajadas se vieron en la sede de Izquierda Unida, que esperaba por lo menos cubrir sus expectativas en Andalucía a nivel nacional, ya que en las autonómicas el desastre se preveía mayor. Su escuálida subida en las elecciones nacionales ha supuesto un duro golpe.

Los populares mantuvieron el tipo, resaltando los resultados a nivel nacional y la victoria de José María Aznar, aunque admitieron que los resultados obtenidos en Andalucía,. aun siendo los me . ores de su historia, no consiguen romper definitivamente su techo electoral en una comunidad básica para ganar. unas elecciones nacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de marzo de 1996

Más información