Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los líderes balcánicos garantizan que se va a cumplir el acuerdo de paz en Bosnia

"En Roma hemos evitado una crisis". Richard Holbrooke, el mediador norteamericano en la guerra de Bosnia y padre del acuerdo de Dayton, pronunció ayer con satisfacción estas palabras al concluir la cumbre de dos días con los presidentes de Bosnia, Croacia y Serbia. "No ha habido cambios en el acuerdo de Dayton", agregó. Alia Izetbegovic, Franjo Tudjman y Slobodan Milosevic se acababan de comprometer a aplicarlo en su totalidad. El proceso de Dayton había entrado en una fase muy peligrosa y la reunión de Roma ha venido a apuntalarlo: Sarajevo será una ciudad unificada y abierta el 19 de marzo; Mostar, también, con libertad de movimientos a partir de mañana; la precaria federación croato-musulmana será dotada de instituciones, y los tres presidentes desarrollarán el proceso pacificador. La comunicación de lo pactado en Roma se hizo con varias horas de retraso sobre lo previsto y se llegó a pensar en el desastre. Pero al final todo salió rodado. Prueba de ello es que los serbobosnios vuelven de inmediato a la negociación con la OTAN y todos garantizan la cooperación con el tribunal de crímenes de guerra de La Haya. Incluso habrá liberación inmediata de prisioneros y amnistía para quienes no estén implicados en crímenes de guerra. Holbrooke reconoció que el acuerdo de Dayton había salvado su primer gran desafío.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de febrero de 1996