Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Mari, de Osasuna, primer refuerzo

El cuerpo técnico del Barcelona confirmó ayer que el ruso Ígor Korneiev asciende al primer equipo junto con el portero Angoy, yerno de Johan Cruyff, que por razones de edad no puede se guir jugando en el equipo filial de Segunda División, y que Xavier Escaich no será cedido. Carlos Rexach aseguró igualmente que el club azulgrana no fichará a otro extranjero -se le ha ofrecido el búlgaro Lubo Penev, ariete del Valencia- y que tampoco se incorporará al primer equipo ningún otro jugador del Barcelona B, porque "podrían quemarse".La única alta foránea es la de José María García Lafuente, José Mari, centrocampista de 23 anos, nacido en Logroño pero formado en Osasuna y objetivo barcelonista desde la pasada temporada. El Barça, al margen de comprometerse a disputar un partido amistoso en Pamplona, ha pagado unos 150 millones de pesetas al club navarro, prácticamente la misma cantidad ingresada por el traspaso de Luis Cembranos al Español. José Mari firmará un contrato por tres años y hoy se incorpora a la disciplina de Cruyff.

El anuncio de que ningún jugador del filial ascenderá esta semana al primer equipo se interpreta como una tregua en el conflicto abierto entre el entrenador y la plantilla profesional. Los técnicos consideran que "no es el momento propicio para que un joven del segundo equipo saque las castañas del fuego. En el filial hay jugadores importantes que tienen posibilidades de jugar en el primer equipo, pero aún no ha llegado su momento".

"Yo no he perdido la ilusión", respondió ayer Josep Guardiola, el centrocampista azulgrana. "La única manera de inyectar optimismo a la gente es jugando al fútbol, no con la palabra. Los únicos culpables del 5-0 de Madrid fuimos los jugadores y asumimos la responsabilidad".

También habló ayer Hristo Stoichkov, uno de los jugadores más cuestionados por Cruyff, pero no quiso replicar a su entrenador: "Estoy acostumbrado a estas situaciones y no quiero polemizar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de enero de 1995