Volkswagen negocia instalar en Zona Franca una empresa con proveedores

Volkswagen (VW) estudia crear, de forma contrapartida con fabricantes españoles de componentes, una nueva cabecera en la factoría de Zona Franca. El proyecto prevé mantener la construcción del Marbella en Zona Franca, aunque la empresa ya no sería propiedad de Seat, sino de los fabricantes españoles de componentes y, probablemente, de la propia Volkswagen.

Este nuevo proyecto para reconvertir las viejas instalaciones de Seat sustituye al diseño anunciado hace un año -consensuado con los sindicatos y la Administración-, consistente en crear un parque de proveedores.En Zona Franca desaparecerá para siempre el logotipo de la marca Seat si finalmente las negociaciones fructifican y los fabricantes de componentes asumen la cadena de montaje del Marbella. La empresa Estampaciones Sabadell -uno de los primeros productores nacionales de componentes, propiedad del grupo familiar Bonet- lleva varios meses negociando con el hombre fuerte del consorcio Volkswagen, José Ignacio López de Arriortúa, y con el presidente de Seat, Juan Llorens.

El proyecto puede desarrollarse mediante la creación de una empresa en la que VW tomaría una participación minoritaria y Estampaciones Sabadell la mayoría. Otra posibilidad, apuntada los últimos días, es que el grupo que fabrica componentes forme el núcleo duro y la gestión de una empresa, en la que tomarían pequeñas participaciones otras empresas.

El nuevo diseño de VW para Zona Franca nace después de comprobar el fracaso que ha significado el intento de establecer un parque de proveedores destinado a colocar componentes en la factoría de Martorell -también a otros fabricantes, como Ford o General Motors- siguiendo el modelo de producción ajustada impuesto por López de Arriortúa.

Siderurgia y talleres

La siderurgia y los talleres de prensas y chapistería son las dos actividades más importantes de Zona Franca, al margen de las cadenas de montaje, cerradas desde hace varios meses. La idea de VW es segregar estas dos parcelas de negocio para venderlas o gestionarlas a partir de sociedades filiales participadas por otros fabricantes.Algunos grupos del sector siderúrgico español -es el caso de Barcelonesa de Metales, participada por la multinacional francesa Usinor- se han interesado en adquirir a Seat una parte de las instalaciones de Zona Franca, aunque no han concretado la negociación porque el acuerdo les obliga a "contratar excedentes de la antigua plantilla de Seat", explican fuentes técnicas del comité de expertos nombrado por la Generalitat tras el estallido de la crisis de Seat.

Por su parte, los fabricantes de planchas y chapistería -entre ellos la citada Estampaciones Sabadell- "han impuesto, asimismo, su deseo de no cargar con la mano de obra de mayor edad y menor cualificación del grupo automovilístico", según fuentes empresariales consultadas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción