Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES

El PP fue el más votado en 59 de las 72 capitales y grandes ciudades

Las elecciones europeas han confirmado y ampliado la hegemonía del Partido Popular en las grandes ciudades españolas. El voto urbano ha ido a manos del principal partido de la oposición en una proporción muy superior al voto rural. El PP ha sido el partido más votado en 59 capitales de provincia y localidades de más de 100. 000 habitantes, mientras que el PSOE se ha alzado con la victoria en sólo nueve; Convergencia i Unió (CiU), en tres, y el PNV, en una.El partido de José María Aznar es la primera fuerza en todas las capitales de provincia salvo Barcelona (CiU), Gerona (CiU), Lérida (CiU), Tarragona (PSC-PSOE) y Bilbao (PNV). Además de triunfar en Madrid, Valencia, Zaragoza y Sevilla, los populares han obtenido victorias inesperadas, como las de San Sebastián o Córdoba.

División de la izquierda

La división del votó de izquierda entre el PSOE e Izquierda Unida ha permitido al PP alzarse con el triunfo en las poblaciones del cinturón rojo de Madrid -Alcalá, Alcorcón, Fuenlabrada, Getafe, Leganés y Móstoles- y en las ocho capitales de provincia andaluzas.

Jerez es la única población importante de Andalucía con mayoría del PSOE, que conserva el primer puesto en seis importantes ciudades catalanas (Badalona, L'Hospitalet, Mataró, Sabadell, Santa Coloma de Gramenet y Terrasa) y en la localidad vizcaína de Barakaldo.

Porcentualmente, el mayor triunfo lo ha conseguido el PP en Ávila, con un 60% de los votos. En otras 30 capitales o grandes ciudades su victoria ha sido, sin embargo, arrolladora, con más de la mitad de los sufragios emitidos. Entre ellas figura Madrid, con el 53,95% de los votos; así como Alicante, Vigo, Valladolid, Granada o Jaén, las dos capitales extremeñas y la práctica totalidad de las capitales castellanas y manchegas. En Barcelona, el triunfo ha sido para el partido de Pujol, pero los populares han quedado en segunda posición, ligeramente por delante del PSC-PSOE.

Aunque el voto en las elecciones locales obedece a parámetros particulares, muy alejados de las consideraciones ideológicas que pesan en las elecciones europeas y en las generales, la debacle socialista en las grandes urbes constituye un aviso de lo que puede suceder dentro de un año, cuando se celebren las elecciones municipales.

De confirmarse la actual tendencia de voto, sólo la alianza entre PSOE e Izquierda Unida podría impedir que el poder municipal se convirtiera en monopolio casi exclusivo del PP. En algunos lugares ni siquiera la suma de estas dos fuerzas bastaría para frenar el avance popular. La debacle socialista ha ido en paralelo con el ascenso de Izquierda Unida, que se consolida en zonas como las dos Castillas, donde su presencia era hasta ahora casi testimonial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de junio de 1994