Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El capitán general de Burgos cree que los gastos del 92 retrasan modernizar el Ejército

El general jefe de la V Región Militar Pirenaica Occidental, el teniente general Fernando Martínez Valín, afirmó ayer en Burgos que los gastos extraordinarios ocasionados por los actos de 1992 han originado un retraso en la modernización del Ejército.En su discurso de ayer, en conmemoración de la Pascua Militar, Fernando Martínez Valín manifestó que la proyección internacional de España durante el pasado año supuso unos gastos extraordinarios que ocasionaron, entre otras cosas, la disminución del presupuesto previsto para las Fuerzas Armadas. No obstante, añadió: "Con imaginación adecuaremos los recursos que nos entrega la nación para el esfuerzo de la defensa nacional".

Por su parte, el general jefe de la Región Pirenaica Oriental, Ricardo Marzo Mediano, manifestó ayer, en una recepción ofrecida a las autoridades militares de los tres ejércitos en Barcelona con motivo de la celebración de la Pascua Militar, que la solidaridad "no es una moda, sino un deber a cumplir".

Marzo destacó la participación del Ejército español en misiones de paz en Latinoamérica, África y en la ex Yugoslavia. El general resaltó asimismo que ante el actual panorama internacional, las Fuerzas Armadas españolas deben adecuarse operativá, logística y materialmente.

"Dentro de una política de paz y seguridad" afirmó el general Ricardo Marzo, "deben mantenerse efectivos preparados para que sean eficaces en las misiones que se les encomiende". Por ello, Marzo defendió una modificación en la estructura orgánica del Ejercito más funcional y flexible".

El general Marzo se mostró también partidario de concentrar unidades y de alcanzar niveles altos de profesionalidad. Asimismo, subrayó que el material debe modernizarse.

La 'Santa Espina'

Antes de la recepción en el Palacio de la Capitanía General de Barcelona se celebró un desfile en el parque de la Ciutadella y un concierto que corrió a cargo de la banda musical del Gobierno Militar.Entre el repertorio, los músicos interpretaron la Santa Espina, una sardana que estuvo prohibida durante la mayor parte de la dictadura militar de Franco.

Por su parte, el general jefe de la Región Militar del Noroeste, José Jiménez Pérez de Larraya, dijo en Santiago de Compostela que las nuevas misiones que los militares españoles tienen querealizar en el exterior requieren como consecuencia lógica, la necesidad de diseñar un nuevo Ejército".

El general Jiménez Pérez de Larraya se mostró convencido de que es inevitable una tendencia a la reducción y concentración del número de acuartelamientos existentes. Jiménez dijo: "Nuestra gran apuesta para el futuro no es otra que la de conseguir el Ejército que España precisará de cara al año 2.000".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de enero de 1993