Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergi López: "El deporte es una excelente escuela de vida"

Sergi López fue el punto de referencia de la natación española en los Juegos Olímpicos de Seúl 88 al lograr la medalla de bronce en los 200 metros braza, pero probablemente pasará a la historia por otro detalle, el de que haya sido un nadador hecho a sí mismo. Nadie creyó en él cuando apuntaba cualidades hace seis años. Las autoridades deportivas no le echaron una mano para compaginar su intuida brillante carrera con sus estudios en el INEF. Ahora, tras ganarse la reputación en las corcheras norteamericanas y diplomarse en deportes, ha regresado a España dispuesto a seguir nadando un par de temporadas. "El deporte es una excelente escuela de la vida", proclama.

Tras los Juegos de Barcelona, en los que fue el cuarto en los 200 braza, López reapareció en Orlando (Florida, EE UU) con buenos registros: "Me he entrenado bien, pero nadaba sin la presión de las grandes pruebas porque quería acabar en la universidad. No era muy difícil, pero me exigía horas de estudio".Ahora se ha planteado trabajar entre las corcheras en su actividad habitual: nadar. Pese a que le llovieron ofertas de trabajo, cree que aún puede ampliar su período de deportista en activo: "Me quedan muchos años como entrenador y no debo cargarme de responsabilidades".

Pese a que tanto él como su entrenador esperaban más de Barcelona 92, López guarda un buen recuerdo: "El cuarto puesto tuvo su efecto. Me habría gustado conseguir más, pero ahora, con la perspectiva del tiempo, estoy orgulloso. No me puedo quejar. A los 14 años, no pensaba que alcanzaría estas metas".

Después de diplomarse en quinesiología (masaje), piensa llegar a ser entrenador, "pero en un sentido amplio: no sólo respecto a la natación de elite, sino también en términos más sociales para enseñar el camino de la superación personal que la propia natación supone". "Es decir", explica, "tener una disciplina, trazar una ruta y seguirla; aprender a competir, a ganar y a perder. El deporte y la vida diaria tienen mucho en común y una derrota deportiva tiene mucha semejanza a una profesional. Creo que, cuando eres joven y la experimentas, la encajas con mayor facilidad. Ello te ayuda a que, de mayor, te sientas más inmunizado. Los golpes cicatrizan de joven más rápidamente. En este sentido, el deporte es una excelente escuela". López cree que la gente, en su etapa de formación, debería practicarlo para autodisciplinarse y conseguir la superación personal.

En lo deportivo, López se ubicará en Sabadell, a pocos kilómetros de Santa Perpetua de Mogoda, donde reside su familia. Su objetivo más inmediato serán los Campeonatos de Europa, en agosto, en Sheffield (Reino Unido). "No me pregunte qué marca lograré", expone; "lo cierto es que en los Juegos estuve en 2.13 minutos, pero podía haber hecho menos. A lo mejor logro una semejante o igual no. Sólo sé que me he fijado la idea de hacer un buen trabajo. Luego, tras unas vacaciones, me plantearé si continúo hasta los Mundiales de Italia. Todo cambia tan rápidamente que no quiero hacer planes a largo plazo. Puede que incluso nade en Atlanta 96".

López se entrenará con Paulus Wildeboer, técnico del Club Natación Sabadell. Atrás quedan los consejos de Joseph Nagy, con los que saboreó la gloria y también percibió la desilusión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de enero de 1993

Más información

  • El nadador no renuncia a competir en los JJ OO de Atlanta 96