Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Jugadores del Barca y del Madrid creen que las nuevas reglas hacen del fútbol un maratón

M. G. / R. C, Los jugadores del Barcelona y del Real Madrid aseguran que actuaron "como en un maratón" en el partido del segundo Desafio Canal +, que se disputó el miércoles en el estadio de Camp Nou con las normas experimentales de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA). Los protagonistas del encuentro coincidieron en calificar las modificaciones como "negativas porque nos obligarán a prepararnos como a los atletas". Los técnicos de ambos equipos, Johan Cruyff y Radomir Antic, también se mostraron reticentes, muy especialmente el entrenador barcelonista.

La variación de la zona del fuera de juego hasta los límite"; del área grande -en el encuentro sólo hubo una falta de ese tipo a cargo de Villarroya- y la imposibilidad de ceder el balón al portero sin que éste lo reteriga con las manos pueden originar cierta polémica si la FIFA decide adoptar estos cambios. De momento, los dirigentes del máximo organismo del fútbol mundial ya tienen a dos clubes en contra: Barcelona y Real Madrid."Los hombres del centro del campo van a correr muchos kilómetros, por lo que se tendrán que preparar como atletas de fondo", manifestó Julio Salinas. "Van a acabar muertos", añadió el delantero azulgrana. "Hay excesivos espacios libres para jugar el balón y prácticamente no se necesita el centro del carnpo". Salinas terminó diciendo que ve "muy difícil que la norma del fuera de juego se aplique en el futuro".

Pinilla coincidió con su compañero al valorar negativamente las nuevas reglas. "Si el centrocampista está obligado a un enorme desgaste físico, al delantero tairipoco le benefician estas reglas porque siempre tendrá a uno o dos defensas pegados a su cuerpo", aseguró el delantero. No obstante, para Pinilla las nuevas normas tienen aspectos positivos: "Hay menos faltas y el juego es más fluido", afirmó el delantero.

Serna manifestó que llos equipos se verán obligados a variar su patrón de juego: "Tendrán que cambiarlo todo si se implantan las nuevas normas". "Hay que tener siempre uno o dos hombres retrasados, y esto con el esquema actual de Cruyff no nos beneficia".

Nadal también se quejó del invento, a pesar de ser el más beneficiado por sus buenas condiciones físicas. "Suelo aguantar bien, pero con estas reglas eché en falta una moto", explico el centrocampista azulgrana. "Prefiero las de ahora", añadió Nadal, "pero si se implantan que sean en beneficio del fútbol espectáculo, aunque eso está por ver".

"Con tanto espacio libre es imposible aguantar", apuntó Guardiola. "Habrá que empezar a prepararse para hacer maratones y eso no es bueno", agregó el centrocampista azulgrana. "Además, las nuevas reglas obligan a demasiados pases largos, demasiados patadones sin ningún control. Si quieren implantarlas, habrá que jugar con más de 11 jugadores".

El guardameta Zubizarreta también se mostró muy crítico: "Estas normas afectan también a los porteros. La visión del terreno de juego es diferente. Es una cosa extraña". Zubizarreta valoró positivamente la sanción con falta al guardameta que retenga con las manos una cesión de un compañero, "porque así no se pierde tiempo aunque se neutraliza el poder jugar el balón".

Butragueño, delantero del Madrid, coincidió con los jugadores azulgranas al señalar que Ias nuevas reglas no ayudan para nada al fútbol al obligar a jugar con más hombres en el centro del campo". "El Milan, el mejor equipo europeo de los últimos años no podría jugar con estas normas. Sería una caricatura de equipo".

Mientras, su compañero Alfonso fue mucho más conciso: "E] partido fue muy aburrido por culpa de esas normas".

Sin espectáculo

El defensa Sanchis hizo un llamamiento a la FIFA para que no aplique esas normas: "Harían un bien al fútbol si no cambian nada. El partido con el Barcelona fue un auténtico correcalles y el juego se partió por la mitad".

El técnico del Madrid, Radomir Antic, mostró su contrariedad por la escasa emoción que dejan al partido: "Con estas normas se quita algo muy importante, el ritmo del juego. Jugando así no se crean espacios y se pierde espectáculo. Nosotros fuimos al Camp Nou para dar espectáculo y fue imposible hacerlo".

Por su parte, Ramón Grosso, segundo entrenador madridista, comparó el encuentro a otros deportes: "Parecía un partido de balonmano, todos los jugadores en la misma zona. Los centrocampistas han terminado agotados, no podían correr apenas al final del encuentro. De seguir con estas normas habría que cambiar en todos los partidos a todos los centrocampistas".

Cruyff, por su parte, no se pronunció sobre un tema con el que ya ha mostrado su disconformidad la última semana. Sus palabras, tras el encuentro, fueron también elocuentes: "Éste es un juego diferente a nuestro fútbol". Mientras que el árbitro Antonio Martín Navarrete aseguró que no beneficiaban "al espectáculo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de septiembre de 1991

Más información

  • Ambos equipos, contrarios a las normas experimentales de la FIFA