Gil vuelve a amenazar a Ivic con el despido

Jesús Gil, el presidente de¡ Atlético de Madrid, ha vuelto a desatar sus iras contra el entrenador de su equipo, el yugoslavo Tomislav Ivic, por sus planteamientos tácticos. Gil le amenazó con prescindir de sus servicios después de la primera derrota rojiblanca en 19 joriniadas (el pasado domingo, ante el Mallorca, 0-1). Por otro lado, los árbitros; internacionales Urízar Azpitarte y Martín Navarrete, además de Mazorra Freire, los tres directivos de su recién formada asociación (ADAF), han solicitado a la federación española que expediente a Gil por sus continuas críticas hacia ellos.

El domingo, tras la derrota del Atlético ante el Mallorca, Gil bajó a los vestuarios y recriminó a Ivic duramente por su táctica y por haber destrozado las pocas aspiraciones ligueras del equipo, que hoy se va a quedar sin el defensa Donato para lo que resta de campaña al tener que ser operado de su osteopatía de pubis. El técnico acudió a la sala de prensa visiblemente afectado y no quiso comentar el incidente.

Gil volvió ayer a hacer declaraciones contra el técnico, al que amenazó nuevamente con el despido. "Voy a hablar con él porque va a tener que cambiar mucho sus planteamientos si quiere seguir aquí. Si él quiere, seguirá el año que viene. Pero va a tener que cambiar mucho. El conjunto estuvo muy mal y él tuvo mucha culpa de ello", declaró.

Algunos jugadores manifestaron, en privado, que el presidente se equivocaba al culpar a Ivic de la derrota y aseguraron que es el mejor entrenador que pueden tener en función de las características de la plantilla.

Gil también dijo: "Si Manolo se quiere ir, que se vaya. Si me ofrecen mucho dinero, no hay inconveniente. Primero, intento vender. Luego, renuevo". Lo que desmintió fue que se hubiese interesado por fichar al delantero británico Atkinson de la Real Sociedad, del que se asegura que podría entrar en un trasvase con el defensa Patxi Ferreira, de origen vasco.

Por otro lado, los árbitros de categoría especial e internacionales Urízar Azpitarte y Martín Navarrete, además de Mazorra Freire, los tres directivos de la ADAF, solicitaron a la federación española, a través de una carta individual, que se expediente a Gil por sus continuas críticas. Estos tres, que mantienen un contencioso con Gil desde hace algún tiempo, fueron el centro de las acusaciones que el dirigente del Atlético realizó el pasado domingo en Telemadrid.

Gil acusa principa'.mente a estos tres árbitros de rrianipular su sindicato, la ADAF, cuya junta directiva acordé el pasado jueves recomendar a sus afiliados boicotear al Atlético por las críticas de su presidente. Estos tres colegiados se han decidido a solicitar la apertura de un expediente a Gil después de que el Comité Nacional de Árbitros y la federación no lo hicieran a pesar de la constancia de sus acusaciones.

El presidente del Atlético aseguró el domingo en Telemadrid que hace algunos meses, cuando el Real Madrid fue descartado para el título de campeón liguero, se decidió que lo fuese el Barcelona por motivos políticos.

Gil indicó que Fernando de Andrés, el presidente de los árbitros y responsable de su designación, le aseguró haber recibido entonces instrucciones para ayudar al Barcelona y que tenía pruebas de que eso había sucedido.

Mientras tanto, el colegiado canario Tomás Jiménez Moreno no aceptó la recomendación de la ADAF de negarse a arbitrar al Atlético y ayer aseguró que dirigirá el, partido que el equipo madrileño disputará el domingo con el Zaragoza en La Romareda al ser designado para ello. "No tengo ningún inconveniente en arbitrar este encuentro", expresó.

Jiménez Moreno añadió: "Conocí mi designación el miércoles pasado, un día antes de que se produjera la recomendación de la ADAF. El acuerdo del síndicato no ha cambiado para nada mi postura. En el pasado mes de agosto, cuando varios compañeros aseguraron que no arbitrarían al Atlético por una situación similar a la de ahora, dije (que yo sí lo haría. Si Gil es sancionable, que sea castigado por la federación, pero no por ello debe pagar su club con el boicoteo".

Este colegiado, que no está afiliado a la ADAF, insistió en que no admite presión alguna y que no acepta la recomendación de esta asociación que recibió por medio de un telegrama. Ya ha arbitrado esta temporada dos partidos al Atlético, en Valladolid y, en su campo, frente al Oviedo. Los dos finalizaron con idéntico resultado: empate a cero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 22 de abril de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50