Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garnacho propone crear un nuevo órgano de dirección en UGT

La federación estatal de la madera, construcción y afines (FEMCA) de UGT propondrá en el próximo congreso confederal un cambio en los estatutos de la organización de modo que las federaciones de industria ganen poder de decisión frente a las uniones territoriales. Este cambio estructural supone crear un nuevo órgano de dirección en el que estarían representados nueve secretarios confederales y los secretarios generales de las 15 federaciones de industria del sindicato.Los cambios estructurales que Manuel Garnacho, secretario general de la FEMCA, presentará en el congreso confederal de UGT incluyen también la modificación del reparto de las cotizaciones, capacitar a las secciones sindicales para negociar los convenios de empresa, evitar que las elecciones sindicales midan la representatividad de las centrales y modificar el sistema de votaciones para dar más peso a las minorías.

Garnacho recupera así una antigua batalla del sindicato socialista que volverá a plantearse en el 35 congreso, a celebrarse el próximo abril. El objetivo es lograr, a su juicio, "una auténtica sindicalización de las estructuras de UGT". En este nuevo organigrama las uniones territoriales pasarían atener un mero papel coordinador y contarían con un presupuesto inferior al actual. Si en estos momentos las uniones reciben el 40% de las cotizaciones, en su propuesta el porcentaje se reduciría a la mitad.

El mayor poder de decisión de las federaciones tendría un reflejo inmediato en el órgano de dirección de la central. De hecho, la propuesta que encabeza Garnacho habla de un "comité ejecutivo confederal" en donde estuvieran presentes nueve de, los 11 actuales secretarios confederales y que se reuniría de forma ordinaria una vez al mes. En este nuevo órgano tendrían poder de decisión los secretarios generales de las 15 federaciones de industria, que actualmente no poseen, y desaparecerían secretarías como la de acción sindical.

En lo que se refiere a política institucional, propone que las elecciones sindicales dejen de medir la representatividad del sindicato, aunque no han fijado una alternativa distinta. Entienden, además, que estos comicios deben realizarse de otro modo, por ejemplo, en un solo día y al mismo tiempo en todos los centros de trabajo. Junto a ello quieren reducir el poder negociador de los comités de empresa de modo que sea competencia exclusiva de las secciones sindicales. El sindicato que él propone es de "orientación socialista" y acepta el apoyo de "toda aquella organización política que se identifique con sus fines".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de enero de 1990

Más información

  • Desaparecería la secretaría de acción sindical