Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Planckaert ganó otra etapa en la que los líderes guardaron sus fuerzas

ROBERT ÁLVAREZ, ENVIADO ESPECIAL, La consigna general ha sido hasta ahora la de no dar un golpe de pedal más de los necesarios para no perder tiempo. La táctica aplicada por los principales protagonistas de la Vuelta ha sido propiciada por el trazado de las cinco primeras etapas y por el bloqueo de la carrera al que induce la prudencia y el conservadurismo de los mejores equipos. El belga Eddy Planckaert (ADR) se impuso ayer en un bello sprint masivo. Hoy, con la puesta en escena de la montaña, es previsible que la carrera cambie su desarrollo.

MÁS INFORMACIÓN

El viento, un factor extraordinariamente temido por los corredores, y que el pasado año descartó a Álvaro Pino (BH) para la victoria final, resultó ayer el mejor aliado del pelotón puesto que sopló a su favor. La etapa, de 247 kilómetros, era la más larga de la actual edición de la Vuelta pero se disputó de una forma vertiginosa a una media de más de 45 kilómetros por hora y con un adelanto de tina hora sobre lo previsto.Los grandes favoritos, que siguen separados por diferencias mínimas, gozaron de una jornada tranquila en la que el sol se sumó a su trabajo. Fue prácticamente una jornada de reflexión. Pedro Delgado (Reynolds) resumió la situación ante la etapa de hoy: "Tal vez se produzca algún descarte de algún corredor importante, lo que provocará que tengamos menos gente a vigilar de cerca de ahora en adelante". Una opinión que refleja el agobio de las figuras al tener que controlar constantemente a seis u ocho corredores y a sus respectivos equipos.

Ayer, la uniformidad del pelotón fue rota en el kilómetro 17 por el belga René Martens (ADR) y el español Herminio Díaz Zabala (ONCE), a los que se unieron posteriormente Martínez Oliver (Kelme), el belga Herman Frisson (Sigma) y el danés Alex Pedersen (RMO). Pero la escapada estaba vista para sentencia desde el momento en que el Caja Rural reafirmó su intención de mantener el liderato de Roland Leclerq y el Teka intentó que la etapa tuviera un desenlace con sprint final de todo el pelotón. El equipo que dirige Txomin Perurena consiguió su objetivo mientras que A conjunto santanderino de Gronzález Linares lo logró sólo a medias, puesto que provocó el sprint masivo pero su especialista, Malcolm Elliot, no estuvo entre los primeros.

La iniciativa en los últimos kilómetros corrió a cargo del soviético nacionalizado noruege, Janos Kuum (ADR), que obtuvo una pequeña ventaja que parecía ser suficiente para darle el triunfo en la meta de Béjar. Pero Kuum fue cazado a pocos metros de la meta, situada al final de una cuesta de 600 metros de longitud. Planckaert, de 30 años, y que ya había ganado nueve etapas en ediciones anteriores, le rebasó y se impuso con una relativa comodidad al vencedor de la segunda etapa, Joaquín Hernández (Seur). El líder Roland Leclerq, que obtuvo cuatro segundos de bonificación en una meta volante, llegó con un ligero retraso a causa de una caída, pero su desventaja no se contabilizó puesto que el reglamento así lo indica cuando se sufre un incidente de este tipo en el último kilómetro.

Clasificación etapa: 1º Planckaert (ADR, Bélgica), 5.16.13. 2º Hernández (Seur, España), m. t.3º Domínguez (BH, España), m. t..

Clasificación general: 1º Leclerq (Caja Rural, Francia), 18.58.24. 2º Laguía (Reynolds, España), a seis segundos. 3º Rodríguez Magro (Reynolds, España), a seis segundos: 4º Palacio (Reynolds, Colombia), a seis segundos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de abril de 1989

Más información

  • VUELTA CICLISTA A ESPAÑA