BALONCESTO

Los Lakers de Los Ángeles consiguen por segunda vez consecutiva el campeonato de la NBA

Los Lakers de Los Ángeles se han consagrado con este último título, conquistado el pasado martes. Son los campeones no sólo de esta temporada, sino también de la presente década. Vencieron a los Pistons de Detroit por 108-105, con lo que sumaron cuatro victorias de las siete posibles y lograron su segundo campeonato consecutivo y el quinto desde 1980, cuando Johnson era un novato. Ha sido un triunfo histórico. No se había revalidado el título desde que lo hicieran los Celtics de Boston en 1968 y 1969. A los Lakers les corresponden unos 57 millones de pesetas; a los Pistons, unos 40.

Al técnico Pat Riley, del equipo campeón, se le va a tachar de genio. Este título tuvo sus orígenes el pasado año, cuando Riley aseguró, momentos después de que ganaran el campeonato, que lo conquistarían de nuevo en éste. Fue un comentario inesperado y, si pareció arrogante, dejó claro que los jugadores no podrían sentirse muy satisfechos."Riley nos entregó un reto", dijo el alero James Worthy, seleccionado como el jugador más valioso después de conseguir en este partido 36 puntos 16 rebotes y 10 asistencias. "No creo que nos hubiéramos preocupado tanto de esto si Riley no se hubiera manifestado como lo hizo. Tuvimos que demostrar que teníamos orgullo", añadió.

Riley no tuvo oportunidad de manifestarse en esta ocasión. Cuando le correspondió hablar, el pivot Kareem Abdul Jabbar le colocó una toalla en la boca. "Ya no voy a asegurar nada", afirmó Riley; "lo único que voy a asegurar es que vamos a disfrutar esta victoria todo el verano".

El 'Madrid'

Riley, de 43 años de edad, lleva sólo siete temporadas como técnico y ya goza de cuatro títulos. Ha transformado a los Lakers tanto como Johnson en un equipo cuyo nombre ahora resuena igual que el Real Madrid en el fútbol. Cinco o más títulos en una década es un hecho singular en este continente y logrado sólo por los Celtics, los Canadiens de Montreal en el hockey sobre hielo, los Yankees de Nueva York en el béisbol y los Green Bay Packers en el fútbol americano."Creo que hemos sido un gran equipo durante ocho o nueve años", dijo Abdul Jabbar; "de ahora en adelante la gente tendrá que reconocernos como tales. Este campeonato es el que nos consagra".

Fue la primera vez que los Lakers vencieron en el partido decisivo de una serie final. Habían perdido en cuatro ocasiones con los Celtics y en una contra los Knicks de Nueva York. Borraron su historial con un esfuerzo máximo, culminando una jornada extremadamente ardua. Los Lakers tuvieron que sobrevivir tres series de siete partidos y desventajas de 2-1 contra los Jazz Utah y de 3-2 contra los Pistons.

"No puedo creer que hayamos vencido", dijo Johnson; "nos esforzamos tanto contra Utah, contra Dallas y ahora contra Detroit... Nunca nos dimos por vencidos. Éste es el título más difícil que hemos conquistado. Y ahora quiero otro" El final fue disputado porque los Pistons también hicieron un esfuerzo máximo. El base Isiah Thomas, a pesar de su lesión en un tobillo, consiguió 10 puntos. Los Lakers superaron una des ventaja de cinco puntos después del descanso al encestar sus primeros diez lanzamientos y ganar el tercer tiempo por 36-21.

Experiencia y madurez

La ventaja de los Lakers llegó a ser de 15 tantos (94-79) cuando quedaban 7.24 minutos. Los Pistons no se dieron por vencidos y usaron su rapidez para contraatacar. Bajaron el marcador a 98-96 cuando restaban 2.50 minutos y a 103-100 cuando quedaban 51 segundos, pero siempre que necesitaban una jugada clave no llegaba. De hecho, el Detroit fracasó estrepitosamente en las jugadas posteriores a un tiempo muerto."Hay que admirar a los Lakers", dijo el alero John Salley. "Ellos ganaron. Supieron cómo vencer. Creo que nosotros volveremos a las finales el año próximo. Todo lo que necesitábamos era madurez y experiencia, y lo conseguimos este año", terminó.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS