Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONFLICTOS LOCALES

Una venganza política, posible causa de la matanza de 500 conejos de la alcaldesa de La Muela

Una venganza, al parecer de tipo político, puede ser el móvil de la matanza de más de 500 conejos que se produjo el miércoles en la granja de la alcaldesa de la localidad zaragozana de La Muela, María Victoria Pinilla Bielsa. La alcaldesa había recibido amenazas, incluso de muerte, desde que el día 10 de junio resultó elegida en una candidatura del CDS, partido al que se ha afiliado hace ocho días.Mariví Pinilla tiene 30 años, está casada y es madre de tres hijos de seis y ocho años y otro de escasos meses. Asegura que nunca tuvo problemas con los vecinos del pueblo, con quienes se lleva bien. La Muela tiene unos 900 habitantes y en las pasadas elecciones se presentaron dos candidaturas, el PSOE y el CDS. El CDS consiguió cuatro concejales y el PSOE, tres. La actual candidatura del PSOE es la misma que, como independiente, ostentó la alcaldía en la pasada legislatura, encabezada por el ex religioso Néstor Bielsa Garza, quien estos días se encuentra fuera del pueblo. La alcaldesa ha manifestado que desde el día de las elecciones "no ha habido paz en La Muela. Hay un grupo de unas 60 o 70 personas que votaron al PSOE que no aguantan que hayamos ganado".

Pinilla denunció "como un robo" la subida de la contribución en un 100%, decretada por el anterior alcalde y que perjudicaba a unas diez familias, entre ellas a ella misma.

En los últimos días Victoria Pinilla había recibido amenazas. La última tuvo lugar el pasado martes. Una voz anónima llamó al ayuntamiento y dijo que algo gordo sucedería a la alcaldesa y al "señor Embarba", apellido que corresponde al marido de Victoria Pinilla, y a otros dos concejales del CDS. La alcaldesa se esperaba "algo" después de las amenazas, por lo que acudía con precaución a su granja, de tres naves y con unos 3.000 conejos, ubicada a las afueras del pueblo y que ella misma atiende por la mañana.

El miércoles encontró la puerta entreabierta y dentro "los 200 metros cuadrados de la nave llenos de conejos muertos". Los autores de la matanza entraron, al parecer, de noche, por una ventana, abrieron las jaulas y fueron matando a golpes a los conejos; más de 500 dispuestos para vender ese mismo día. La alcaldesa presentó denuncia ante la Guardia Civil.

El ayuntamiento de la localidad celebró el miércoles un pleno extraordinario en el que se condenó lo ocurrido y se acordó suscribir un seguro colectivo para los bienes de los concejales. Ni la alcaldesa ni los ediles de La Muela cobran ningún tipo de sueldo, y las pérdidas sufridas por la matanza de conejos ascienden a unas 300.000 pesetas.

Mariví Pinilla desea desvincular totalmente al PSOE de lo ocurrido, pues cree que se trata de un grupo de personas que no han encajado perder las elecciones. Pese a las amenazas, no piensa dimitir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de agosto de 1987