Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La FIFA prohíbe a la Federación Yugoslava someterse a los tribunales ordinarios de justicia

El secretario general de la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA), Joseph Blatter, prohibió ayer a la Federación Yugoslava de Fútbol someterse a los tribunales regulares yugoslavos en su pugna contra el supuesto amaño de partidos. Las primeras reacciones ante la noticia son de pánico, y ya los poderosos medios futbolísticos de Belgrado proponen renunciar a la vía judicial convocar una conferencia extraordinaria de la Federación Yugoslava de Fútbol. Se estima que la FIFA podría expulsar a la federación yugoslava de su seno.La federación yugoslava penalizó hace 12 meses a 10 de los 18 equipos de Primera División, entre ellos el poderoso Partizan de Belgrado, con seis puntos menos por presunto tongo generalizado. Dichos equipos apelaron al Tribunal Constitucional, que les dio razón en contra de la federación, y ahora el caso anda en Magistratura de Trabajo, que también ha fallado ya en contra de la federación una primera instancia.

Los querellantes

La FIFA, a través de un télex, ha exigido conocer los nombres de los equipos que han osado querellarse con la Federación Yugoslava de Fútbol para aplicar sanciones contra ellos. Hasta el momento, la federación no dispone en sus estatutos del decisivo artículo 48 que concede a la FIFA todo poder de arbitraje en cualquier tipo de pleito en el seno de la organización futbolística. Blatter exige ahora que la Federación Yugoslava de Fútbol incorpore dicho apartado en un plazo máximo de tres meses.La FIFA se declara preocupada por lo que califica de creciente ingerencia política en los asuntos del fútbol yugoslavo. El comentarista de la semioficial, agencia yugoslava de noticias Tanjug ha calificado dicho télex de "intromisión intolerable en la gestión del deporte yugoslavo". La Federación Yugoslava de Fútbol no ha respondido todavía a la FIFA, pero se espera que hoy haya un comunicado de prensa relativo al caso.

Las sanciones dictaminadas por la federación yugoslava no se redujeron a la clasificación de la temporada anterior, que tuvo como consecuencia la pérdida del título, por parte del Partizán en beneficio del Estrella Roja. Para la Liga comenzada el otoño pasado, y que ha terminado el domingo último, los equipos implicados arrastraban también una sanción de seis puntos.

A instancias de algunos de los clubes damnificados, los tribunales ordinarios anularon la sanción, pero la federación se ha ratificado en ella. Eso ha provocado una curiosa situación: la Liga terminó el domingo con dos campeones: el Vardar, sí se tienen en cuenta las sanciones, y el Partizán, si no se contabilizan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de junio de 1987