Íñigo de Oriol sustituirá a Alegre Marcet al frente de Unesa

Iñigo de Oriol, presidente de Hidroeléctrica Española, será, casi con seguridad, elegido hoy nuevo presidente de la patronal eléctrica Unesa en sustitución de Juan Alegre Marcet. El motivo de la dimisión de Alegre guarda relación con la delicada situación financiera de la compañía que preside, FECSA, y su decisión de volcarse en su saneamiento.Los presidentes de las eléctricas mantuvieron ayer numerosos contactos para conseguir un acuerdo de cara al consejo general convocado para hoy en el que Alegre presentará la dimisión como presidente de Unesa y, probablemente, será elegido su sucesor. Alegre viajó anoche a Madrid para ultimar con Oriol las formalidades del relevo.

El pasado viernes, los presidentes de las eléctricas comunicaron a Alegre su propósito de relevarle de su responsabilidad en Unesa. Durante las últimas semanas, algunos presidentes habían dado a conocer a la Administración su propósito de sustituirle. Culminaba así un largo período de casi 10 años al frente de la patronal en la que el sector ha efectuado un gran esfuerzo de saneamiento.

La aceptación de la dimisión del actual presidente y la elección del sustituto se decidirá en un consejo general que fue convocado con urgencia en la mañana de ayer para la tarde de hoy. Inicialmente sólo estaba prevista la habitual reunión de los miércoles entre los presidentes de las principales compañías eléctricas.

Los intensos contactos mantenidos ayer apuntan a la elección de Iñigo de Oriol como nuevo presidente. Esta solución fue definida como la más lógica por el presidente de Unión-Fenosa, Julián Trincado. Otros portavoces del sector, menos explícitos, admitieron indirectamente esta posibilidad, sin que eso signifique predeterminar la decisión que tomará hoy el consejo.

El presidente de Hidrola, Iñigo de Oriol, que es el único que parece reunir el consenso para asumir la presidencia de Unesa, se negó a hacer cualquier tipo de declaración hasta que su nombramiento sea un hecho, si bien admitió su disposición a asumir el cargo si era nombrado. Las otras soluciones barajadas -presidencia rotatoria o nombrar un representante ajeno a las presidencias de las compañías, siguiendo el ejemplo de la patronal bancaria- parecen haber quedado descartadas.

Un año de presiones

La dimisión de Alegre Marcet residente de Unesa desde octubre de 1977 y cuyo mandato no expiraba hasta septiembre de 1989, no es sino el resultado de las presiones existentes desde hace un año para su sustitución.En septiembre del año pasado, el propio sector llegó a proporter una fórmula de recambio, que consistía en una presidencia rotatoria de Unesa, que desempeñarían por turno los máximos responsables de Hidroeléctrica Española (Hidrola), Iberduero y Sevillana de Electricidad. Esta fórmula encontró resistencias por parte de Unión-Fenosa, de Endesa y de alguna otra compañía pequeña del sector. Esta división entre las eléctricas hizo que el Ministerio de Industria no apoyara la solución de recambio, lo que fue interpretado en algunas empresas como un voto de continuismo por parte del nuevo equipo ministerial.

Esta crisis, que se había iniciado el pasado verano, se saldó formalmente el 9 de octubre de 1986 con la ratificación de Juan Alegre Marcet al frente de Unesa. Sólo un año antes, el presidente de la patronal eléctrica había sido elegido para un tercer mandato de cuatro años.

Fuentes de Industria declararon ayer que no tenían conocimiento oficial de la dimisión de Alegre y que era un tema en el que "el ministerio no es en absoluto beligerante". Iñigo de Oriol asumió la presidencia de Hidrola en octubre de 1985. Sustituyó a su padre, José María de Oriol, que, por motivos de salud, tuvo que dejar un cargo que había desempeñado ininterrumpidamente durante 44 años. José María de Oriol fue el fundador y primer presidente de Unesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 20 de enero de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50