Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA JORNADA DE LIGA DEL SÁBADO

Los zurdos del Athlétic quisieron jugar por la derecha

Iríbar sacó a los estilistas y en la grada la gente se frotaba las manos. Todos los zurdos estaban ,sobre el césped. Y faltaban Urkiaga y Endika, que son la cruz de los hinchas finos. "Esta noche, espectáculo, oiga", se escuchaba en los corrillos. No pensaban los optimistas que los zurdos son peculiares y casi siempre imprevisibles. Resulta que el clan de izquierdas se tomó el partido como un entrenamiento y, en vez de jugar, hicieron experimentos. Un alivio para el Valladolid, que controló casi siempre el encuentro.La genialidad de los zurdos consistió enjugar por la derecha. Una idea tan original como ineficaz, sobre todo porque la mitad de los rejiblancos usa la pierna derecha como mero soporte. Pero nadie se percató del detalle. Medio tiempo por la derecha y Argote y Ayúcar, de don Tancredo.

El Valladolid se dejó de zarandajas. Hizo las cosas sencillas, las que practica cada semana. Entregó el mando a Eusebio y éste, jugador inteligente, condujo a su equipo con paso tranquilo.

Pero uno de los experimentos les salió bien a los bilbaínos. En una falta, Urtubi se colocó frente a un balón muy escorado hacia la banda izquierda, a 30 metros de la portería de Fenoy. Desde allí, un lugar aparentemente prohibido para él, Urtubi, que tiende a golpear con saña, dibujó una parábola perfecta que se estrelló en la escuadra para que Sarabia la rubricase.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 1986