Fecsa tuvo un 12,3% de beneficios menos que el año anterior

Los beneficios de Fuerzas Eléctricas de Cataluña, SA (FECSA) en 1983 ascendieron a 7.628 millones de pesetas, lo que significó un descenso del 12,3% respecto a los del año anterior, en que ascendieron a 8.697 millones de pesetas. La compañía repartirá un dividendo del 8%, que es el máximo autorizado por el Gobierno, lo que también supone una rebaja de 2 puntos con relación al año anterior. Sin embargo, la rentabilidad real para los accionistas que adquirieron las acciones en los últimos años es superior al 20% si se tiene en cuenta la cotización de las acciones es inferior al 50% del valor nominal.

El presidente de la compañía, Juan Alegre Marcet, manifestó que "no era agradable esta limitación de dividendos" y que seguiría "reclamando la libertad de decidir los beneficios a repartir como una facultad de la Junta General de Accionistas". Juan Alegre expresó su satisfacción por el incremento del 6,9% que registró la demanda de los abonados propios de la compañía en 1983 y que ascendió a 10.524 millones de kilovatios hora. Destacó el importante crecimiento registrado en el consumo industrial de alta tensión, que fue del 10,9%. Asimismo, indicó que esta tendencia creciente de la demanda aumentó en los cinco primeros meses de 1984, en que se había registrado un incremento del 7,4% respecto al mismo período del año anterior.El presidente anunció que el grupo nuclear de Ascó-1 se encontraba ya produciendo al 100% de su capacidad, lo que significaba una producción de 22.600 millones de kilovatios hora, es decir un 60% del consumo que abastece Fuerzas Eléctricas de Cataluña SA. Alegre subrayó que la producción eléctrica de esta grupo nuclear significaba un ahorro de divisas para el país de 1,2 millones de dólares diarios en petróleo. Para la empresa, la diferencia entre el coste de los combustibles uranio y fuel suponía un ahorro de 115 millones de pesetas diarios.

El presidente afirmó que el grupo 2 de Ascó estaba en situación de recibir la carga, y pendiente de la autorización de las autoridades para su próxima puesta en marcha, lo que significaría la conexión a la red en otoño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 08 de junio de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50