Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Varios muertos y heridos en el fútbol soviético, italiano y alemán

Tres personas murieron y otras sesenta resultaron heridas en el estadio Lenin de Moscú, tras el partido del miércoles Spartak-Haarlem, según informaciones oficiosas recogidas por la agencia holandesa en Moscú.Según ANP, la organización del estadio dirigió a las 20.000 personas hacia dos salidas solamente, y los aficionados se impacientaron por la lentitud, agravada por la nieve. Aficionados del equipo holandés Haarlem señalaron que dos ambulancias evacuaron a los heridos y que la policía hizo varios arrestos. Otros testigos señalaron que los incidentes se iniciaron cuando se hundió una escalera por el peso de la nieve.

El diario moscovita Vetchernaia Moskva reconoció ayer que hubo varios heridos, víctimas de "desórdenes". El periódico no precisa el número de heridos, y señala que se ha abierto una investigación.

También se registraron incidentes en la Bundesliga alemana. La jornada del sábado se cerró con un muerto en Hamburgo, veinte heridos en Muelheim y diecinueve detenidos en Munich. La actuación de los forofos alemanes no tiene límites: atracos a mano armada en las estaciones de metro, barricadas, vandalismo. Así, un joven de 16 años fue gravemente herido antes del encuentro de Copa Werder de Bremen-Hamburgo, fue abandonado y murió.

Bombas en Nápoles

En Italia, los incidentes no fueron producto del alcohol. La semana ha transcurrido con atentados terroristas y uso de explosivos en la región del mediodía la Campania. Dos bombas explosionaron en el domicilio del presidente del Nápoles, Corrado Ferlaino, y en el estadio San Pablo.Por otro lado, el lunes fue asesinado el presidente del club Pagan¡ de Salerno, de Tercera División, Gitiseppe de Risí. De Risi era miembro de la Democracia Cristiana y concejal. Todos los indicios apuntan como autores del asesinato a la mafia local La Camorra.

En el caso de Nápoles, parece que el móvil de las bombas son los malos resultados del equipo. Los tiffosi piden la dimisión del actual presidente y la vuelta del anterior, Fiori. Para el periódico Il Giorno estas explosiones también son obra de La Camorra, "porque siempre ha seguido el fútbol con interés". Para el diario, los atentados son imputables al clan napolitano de Rafael Cutolo, actualmente en prisión.

El presidente del club Avelino, de Primera División, Antonio Sibilia, promotor inmobiliario, tiene prohibido disponer de su patrimonio durante cuatro años.

En la noche del martes al miércoles, los jugadores del Nápoles tuvieron que dejar el hotel donde se alojaban para el partido con el Kaiserslautern, después de anunciarse la colocación de varias bombas.

A la vez, la irritación de los aficionados ha aumentado porque el espectáculo que están dando los campeones del mundo es lamentable. Rossi en seis jornadas ha marcado un gol, y en la última jornada fue sustituido. La Juventus, no levanta cabeza en la Liga. El Inter y la Fiorentina ocupan la zona media de la tabla. Los gallitos se llaman Sampdoria (con Brady), Verona (con Dirceu) Torino y Roma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de octubre de 1982