_
_
_
_

El Madrid corona a Rudy con la Liga

El conjunto blanco vence al UCAM Murcia por 73-84 para situar el 3-0 en la final de la ACB y conquistar su 37º título liguero en el adiós del alero con la camiseta madridista

Llull, Rudy y Sergio Rodríguez, con el trofeo de campeones.
Llull, Rudy y Sergio Rodríguez, con el trofeo de campeones.Marcial Guillén (EFE)
Juan Morenilla
ACB - final - jornada 3
UCAM Murcia
UCAM Murcia
73 84
Finalizado
Real Madrid
Real Madrid

La 37ª del Madrid, la séptima de Rudy Fernández. El conjunto blanco abrochó una nueva Liga Endesa al vencer al UCAM Murcia por 73-84, estampar el 3-0 en la final y coronar al eterno alero de 39 años con otra conquista para su legendario palmarés. Era la despedida de Rudy con la camiseta madridista antes del reto de clasificarse con la selección para los Juegos y convertirse en el único baloncestista de la historia con seis participaciones olímpicas. Luego llegará la retirada de un jugador que con el Madrid ha coleccionado siete Ligas, seis Copas, nueve Supercopas y tres Euroligas. El conjunto de Chus Mateo honró a una de sus mitos con su sexto laurel liguero en las últimas 10 ediciones y unas eliminatorias inmaculadas: 2-0 al Gran Canaria en cuartos, 3-0 al Barça en semifinales y 3-0 al UCAM Murcia en la final. Honores también para el conjunto de Sito Alonso.

El Madrid tenía prisa por acabar la faena y Musa y Hezonja, dos constructores de canastas, encargaron el primer bocado (0-5). Sito Alonso tardó solo un minuto y medio en mandar a sus muchachos a la silla de pensar. El UCAM quería viajar rápido, pero había en su juego algo de precipitación. Un triple de Ennis fue la única alegría en medio cuarto. De nuevo un marcador cortito y un juego asfixiante; ninguno de los dos entrenadores movió el banquillo hasta pasados los ocho minutos. Chus Mateo tiró de Sergio Rodríguez, que cumplía 38 años, y a Abalde para esposar a Ennis, el gran agitador con tres bingos desde el perímetro. El grupo de casa atajó una de sus fugas de agua: el Madrid no cazó ni un rebote ofensivo en un primer tramo que acabó por detrás (19-17).

Esa defensa del UCAM Murcia valía oro. El Madrid se quedó con el balón en las manos sin pasar del medio campo. El conjunto blanco alistaba un quinteto de mucho tonelaje, con Hezonja de tres. Claro que no hay mejor músculo que el cerebro del Chacho para descubrir espacios. La fórmula, sin embargo, no le funcionaba a los de Chus Mateo, superados por un UCAM que movía a gusto el balón, atacaba la pintura y ajustaba la mirilla (29-21). Las pérdidas condenaban a los madridistas, atascados en la producción e incapaces en la destrucción. Campazzo y Tavares regresaron a la arena y se estrenó Rudy tras su exhibición del segundo partido. El UCAM estaba enchufado y el Madrid no encontraba un segundo de tregua en su canasta ni un centímetro en la rival. Los locales percutían con Sleva, Diagné... Apenas el primer triple de Llull tras 12 seguidos fallados en la serie aliviaba a los visitantes (40-32 en el descanso).

“¡A por ellos!”, reclamaba Sito Alonso. El tercer cuarto comenzó con el balón parado, unos tiros libres para el UCAM por técnica a Causeur. Y a los 37 segundos una antideportiva a Tavares, su tercera falta, por sacar de paseo el codo izquierdo al proteger un rebote ante Sleva. El Madrid no lograba cerrar la puerta bajo su aro, donde emergía Kurucs, ni por fuera, territorio de Ennis (51-42). En un periodo de mucho ajetreo y ataques cortos, los blancos resistían gracias al brillo individual de Musa y Hezonja para cocinarse sus platos. Ese repertorio ofensivo comenzó a aupar al equipo de Chus Mateo y Campazzo aprovechó la inercia para manejar el ritmo del encuentro. Al UCAM se le agotó la gasolina, fundido ante el ritmo altísimo que había inyectado al encuentro. Un 0-13 cambió la película (53-58). El Madrid ya era otro, superior físicamente y con un abanico de alternativas mucho mayor. Un 16-34 situó el 56-66 antes del último episodio.

El UCAM caería de pie. Radebaugh y Sant-Roos devolvieron la esperanza al pabellón murciano. Los hombres de Sito Alonso no tenían otro camino que subir la fiebre y Diagné y Morin pagaron con la quinta falta ese aumento de decibelios. El Madrid amenazaba con Musa y Hezonja, y Campazzo dirigía las operaciones. Los blancos ya imponían su ley en los dos aros mientras caían los segundos. Frente a un conjunto murciano que nunca se rindió, el Madrid se coronó y Rudy levantó una nueva Liga escoltado por Llull y Sergio Rodríguez.

UCAM MURCIA, 73; REAL MADRID, 84

UCAM Murcia: Caupain (2), Ennis (18), R. Kurucs (8), Sleva (12), Diagné (2) -equipo inicial-; Hakanson (2), Sant-Roos (10), Radebaugh (10), Morin (4), Radovic (5).

Real Madrid: Campazzo (13), Causeur (4), Musa (18), Hezonja (17), Tavares (2) -equipo inicial-; Sergio Rodríguez (2), Abalde (8), Poirier (7), Yabusele (4), Llull (9), Rudy (0).

Parciales: 19-17, 21-15, 16-34 y 17-18.

Árbitros: Pizarro, Perea y Olivares. Eliminaron a Diagné y Morin.

Palacio de los Deportes de Murcia: unos 7.500 espectadores.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Juan Morenilla
Es redactor en la sección de Deportes. Estudió Comunicación Audiovisual. Trabajó en la delegación de EL PAÍS en Valencia entre 2000 y 2007. Desde entonces, en Madrid. Además de Deportes, también ha trabajado en la edición de América de EL PAÍS.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_