El salto de Ancelotti con Camavinga para enderezar al Madrid

Preocupado por la falta de tono del equipo, el italiano confía con éxito el ancla al francés, al que solía ver como poco consistente y demasiado impulsivo

Carlo Ancelotti, en el partido contra el Athletic en San Mamés.
Carlo Ancelotti, en el partido contra el Athletic en San Mamés.Juan Manuel Serrano Arce (Getty Images)

La noche de la dura derrota del clásico en Arabia, Carlo Ancelotti compareció con un tono especialmente bajo. “Ha sido un mal partido en todo”. Llevaba días advirtiendo en público e incidiendo en privado sobre los problemas que arrastraban, pero se habían estrellado igual. Y con cierto estrépito. El entrenador del Madrid parecía abatido. Sin embargo, justo antes de abandonar la sala, dejó un fogonazo de rebeldía: “No tengo duda: el Madrid vuelve. Sobre esto, no tengo duda”. Una semana más tarde, en San Mamés, el cambio de rumbo parecía consistente. Acorralado, pero no rendido, el italiano lo alcanzó a través de una ruta distinta de su fórmula clásica.

La temporada pasada, precisamente en un partido contra el Athletic, acuñó su fórmula del curso: 60 minutos de calidad y 30 de energía. Se refería a que le funcionaba empezar los partidos con Casemiro, Kroos y Modric, para que después de una hora entraran las piernas frescas de Rodrygo, Camavinga y Valverde a sostener el empeño. Aquel encuentro de diciembre de 2021 en el Bernabéu tuvo un final angustioso (1-0): “Sufriendo se puede ganar lo mismo”, resumió Ancelotti.

El domingo, el italiano, que veía cómo se evaporaban sus avisos sobre el compromiso y la aplicación defensiva, dejó a Modric y Kroos en el banquillo, y los introdujo hacia el final del encuentro para tratar de conservar la pequeña ventaja que habían conseguido. En el centro del campo. Valverde y Ceballos acompañaron a Camavinga en su segundo partido completo seguido como pivote.

El francés simboliza el salto de fe de Ancelotti ante la urgencia por encontrar salidas al atolladero en el que se atascaba su equipo. Cuando no ha podido contar con Aurélien Tchouameni, había preferido casi siempre colocar en ese puesto a Kroos, pese a que al alemán no le gusta jugar ahí. Pero ahí era donde el técnico pensaba que lo necesitaba.

Durante el primer año de Camavinga en el Madrid, Ancelotti explicó a menudo que le faltaba aún sabiduría táctica para dominar la posición de mediocentro defensivo. Lo veía extraordinario como agitador en los tramos finales de desmelene colectivo, pero dudaba de su capacidad para dominar su impulsividad. Ha sido habitual ver cómo lo retiraba del campo en el descanso después de ver una amarilla en el primer tiempo. La última vez, en la semifinal de la Supercopa contra el Valencia.

Hasta que el jueves pasado, en los octavos de la Copa contra el Villarreal, Camavinga vio una amarilla en el minuto 36 y Ancelotti lo mantuvo (2-3). El francés terminó despachando un muy buen partido en una noche que supuso el punto de giro del Madrid. El cambio de paso lo consolidaron el domingo contra el Athletic (0-2), en una noche en la que Camavinga, aún mejor que en Vila-real, sumó nueve recuperaciones, su segundo mejor partido de Liga según Opta. “El equipo ha tenido un compromiso colectivo que nunca ha tenido en los últimos partidos”, resumió Ancelotti.

Llevaba tiempo rumiando este descontento, que le disgustó especialmente en el partido contra el Rayo en Vallecas, el penúltimo antes del Mundial. Detectó aquel día una caída de tensión alarmante en una plantilla que parecía mirar ya solo a Qatar. Al regreso de la Copa del Mundo, el italiano no vio mejoría, y ha reclamado varias veces un cambio a sus futbolistas con bastante firmeza, según una fuente con acceso al vestuario. La última, en el descanso del partido de Copa ante el Villarreal, donde comenzó el viraje. Ahí sobresalieron Ceballos, Asensio y Camavinga, que aparecieron en San Mamés en el once inicial.

Con Modric muy exprimido después del Mundial y Kroos desubicado como pivote, Ancelotti ha encontrado una nueva vía para revitalizar al grupo que no empieza, como de costumbre, por la jerarquía. Le queda ahora la gestión de los veteranos frente a los pujantes jóvenes, después de que le funcionara el año pasado al revés: introducir a los jóvenes para complementar a los veteranos, 60 minutos de calidad y 30 de energía, aquella fórmula exitosa.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

David Álvarez

Redactor que cubre la información del Real Madrid en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de la sección de Deportes. Ha cubierto los Juegos Olímpicos y la Eurocopa. Antes trabajó en ABC, El Español, ADN, Telemadrid, y La Gaceta de los Negocios. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS