El Elche respira para dejar muy tocado al Granada

Triunfo de los ilicitanos en un duelo por la permanencia ante un equipo andaluz que lleva 10 partidos sin ganar y en donde debutó sin éxito el técnico Rubén Torrecilla (0-1)

Pere Milla golpea el balón ante Neva, lateral izquierdo del Granada.
Pere Milla golpea el balón ante Neva, lateral izquierdo del Granada.Pepe Torres (EFE)

El Elche logró un triunfo importante, que puede marcar el desarrollo de la temporada. El equipo de Francisco se aleja del descenso a ocho puntos en un duelo directo por la permanencia y deja muy tocado al Granada, que acumula su partido número 10 sin ganar (siete derrotas y tres empates). El conjunto andaluz mejoró con el estreno de Rubén Torrecilla en el banquillo, pero esta mejoría fue insuficiente. No se le puede negar al Granada su esfuerzo y quizás lo más justo hubiera sido un empate. El fútbol, sin embargo, solo entiende de goles y de puntos. Ganó el Elche después de un contragolpe de libro y luego encontró en su meta Badía a un seguro de vida. El Elche jugó con mucho oficio y supo sufrir ante las acometidas del Granada, al que tampoco le acompañó la suerte, como en un disparo de Milla al larguero. Torrecilla lo intentó de todas formas y no encontró fruto. El Granada es un equipo muy tocado, a un punto del descenso en espera de lo que haga el Alavés (a tres puntos) en el derbi vasco contra la Real Sociedad.

GRAGranada
Granada
0
Luis Maximiano, Raúl Torrente (Jorge Molina, min. 60), Germán, Carlos Neva, Domingos Duarte, Quini, Alex Collado (Rochina, min. 71), Luis Milla, Njegos Petrovic (Isma Ruiz, min. 76), Myrto Uzuni (Machís, min. 60) y Luis Suárez (Puertas, min. 76)
ELC Elche
1
Elche
Edgar, Helibelton Palacios (Olaza, min. 85), Mojica, Diego González, Enzo Roco, Omar Mascarell, Gumbau (Marcone, min. 73), Fidel (Gonzalo Verdú, min. 85), Pere Milla, Lucas Boyé (Tete Morente, min. 66) y Ezequiel Ponce (Guido Carrillo, min. 73)
Goles 0-1 min. 10: Fidel.
Árbitro Carlos del Cerro Grande
Tarjetas amarillas Lucas Boyé (min. 31), Raúl Torrente (min. 36), Enzo Roco (min. 48), Quini (min. 53), Njegos Petrovic (min. 55), Gumbau (min. 64), Mojica (min. 69), Fidel (min. 81) y Olaza (min. 87)

El Granada fue un volcán en erupción. Su inicio del partido respondió a la necesidad de un equipo que lleva solo tres de los últimos 27 puntos y que ha sufrido un cambio en la dirección técnica con la llegada de Rubén Torrecilla por Robert Moreno. El hasta ahora técnico del filial fue muy valiente en su estreno. Adelantó a Milla, jugó con dos delanteros (Luis Suárez y Uzuni) y adelantó una barbaridad a sus carrileros, Quini y Neva. El resultado fue un equipo que creó tres clarísimas ocasiones de gol en apenas 10 minutos. En la primera Uzuni no llegó por milímetros a un pase de Luis Suárez y luego fue el meta Edgar Badía el que salvó al Elche con dos paradones ante Neva y Luis Suárez.

Un contragolpe ejecutado a la perfección por el Elche echó una cantidad ingente de agua a ese volcán que era el Granada. A los equipos que juegan sin red les suele suceder esto. La maniobra de los jugadores del Elche acabó en un gol de Fidel, en gran momento de forma, tras un pase de Pere Milla aprovechando el desmarque de ruptura de Ponce. Los de Francisco también hacen cosas muy bien. Y su entrenador sabe lo que se trae entre manos. Aprovecharse de la angustia de un rival ansioso es una virtud. Golpeó el Elche para enfriar al Granada, al que ya le costó mucho más avanzar hacia el área visitante. Es más, pasado el mal trago inicial, el equipo que en realidad controlaba el choque era el Elche. El Granada lo intentaba, pero no llegaba. Los contragolpes del equipo ilicitano sí tenían mucho peligro. En el minuto 32, Boyé robó un balón y disparó cuando Fidel estaba en una inmejorable posición. El Elche había llegado al descanso mejor que el Granada, poco afortunado tras su salida en tromba.

El equipo andaluz, mientras tuvo fuerzas, buscó el empate en el inicio de la segunda mitad. La opción más clara llegó en una doble ocasión de Petrovic y Collado, ambas resueltas de manera perfecta por el meta Badía. El paso de los minutos le sintió bien al Elche, donde Pere Milla manejó muy bien los tiempos del partido. El Granada se desesperaba y solo un disparo de Milla al larguero puso ser el empate. El resto de su producción en ataque fue un reguero de centros al área muy bien resueltos por la defensa del Elche, que con oficio se llevó un triunfo de oro. Al Granada nada le sale bien, inmerso en una racha espantosa y con la desesperación por bandera. El Elche respira y lo deja muy tocado.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS