LaLiga Santander jornada 26
Rayo
Rayo
0 1
Finalizado
Real Madrid
Real Madrid
Benzema 82'

Ancelotti, sota, caballo y rey

Con el debate siempre abierto de las rotaciones, el Real Madrid es el equipo español que juega en Europa con más futbolistas por encima del 70% de los minutos disputados y el penúltimo de la Liga en participación de sus suplentes

Benzema y Vinicius, contra el Granada.
Benzema y Vinicius, contra el Granada.Soccrates Images (Getty Images)

David Alaba y Gareth Bale no estarán este sábado en Vallecas contra el Rayo (18.30, Movistar LaLiga) debido a sendas sobrecargas musculares. La caída del galés es algo rutinario, pero no así la del austriaco, que obliga a Carlo Ancelotti a tocar algo que no acostumbra: la alineación y, sobre todo, el centro de la defensa. El ex del Bayern y Militão forman parte del selecto club de la Liga que ha disputado más del 90% de los minutos en todas las competiciones. Apenas son siete jugadores de campo y ningún equipo, salvo el Real Madrid, tiene a dos nombres entre estos elegidos (el resto son el espanyolista Cabrera, el azulgrana Busquets, el céltico Galán, el realista Le Normand y el sevillista Diego Carlos).

El técnico italiano, de 62 años, se acompaña de un staff joven, con su hijo Davide al frente, pero muchas de sus costumbres tienen que ver con la vieja escuela. Por ejemplo, las rotaciones, o más bien su escasez. Pese a su insistencia en asegurar que él sí mueve el árbol, la percepción general es la contraria y los números también le desmienten en este apartado.

Entre los siete equipos españoles que disputan competiciones europeas y, por tanto, más carga física asumen, el conjunto blanco es el que cuenta con más futbolistas (seis) por encima del 70% de los minutos sobre el césped (Courtois, Militão, Alaba, Casemiro, Vinicius y Benzema), según la contabilidad de la empresa Opta. Y solo la lesión al inicio de temporada de Kroos ha impedido que ya sean siete. Barcelona y Villarreal le siguen con cinco efectivos; Atlético, Real Sociedad (ya eliminada) y Sevilla, con cuatro; y el Betis, con solo uno (Fekir).

El cansancio sería un motivo para salirse del guion, pero, como advirtió este viernes, no hay ninguna señal de agarrotamiento de piernas. Quizás de todo lo contrario, apuntó en sala de prensa, porque terminan los partidos con mejor fútbol que como los empiezan, últimamente muy chatos. Y ya ha dejado claro varias veces que no va a “rotar por rotar” ante el temor a una hipotética fatiga dentro de dos meses. Para Carletto, la semana que viene en un club de estos abismos es largo plazo y los descansos siempre son puntuales y esporádicos. Por ejemplo, el de Kroos contra el Alavés.

Así que con unas jerarquías tan marcadas, el menú se repite cada tres días salvo imponderables, como ahora con Alaba, relevado probablemente en Vallecas por Nacho, víctima de esta inmutabilidad tras su reivindicación del año pasado. Desde diciembre, además, la única posición que bailaba, la derecha del ataque, la ha ido agarrando Marco Asensio a golpe de goles y golazos. Ancelotti, perro viejo, va regalando los oídos de la plantilla en una defensa pública de los suyos innegociable, alimentando incluso las esperanzas de algunos. De Ceballos, por ejemplo, dijo hace un mes y medio que sería muy importante en la segunda parte de la campaña, y desde entonces apenas suma 65 minutos.

Sin red en puestos clave

Las tablas del Madrid arrojan varios datos que hablan de la escasez de movimientos en el once, antes y durante los encuentros: es el 15º equipo de Primera en futbolistas utilizados (28), el cuarto por la cola en número de cambios (105 sobre un máximo de 125) y el penúltimo en minutos de sus suplentes, solo superado por Osasuna. Hace una semana, contra el Alavés, las cinco sustituciones no se produjeron hasta que no tuvo el marcador amarrado con 2-0 en el 82.

Limitar las rotaciones es una marca de la casa Ancelotti, que ya en su segundo curso en la etapa anterior, con seis competiciones en litigio, disparó también a seis jugadores por encima del 70% de los minutos (Cristiano, Kroos, Casillas, Marcelo, Bale e Isco). Ahora, en su regreso al Bernabéu las cosas le han ido lo suficientemente bien en el campo y sin excesivos sustos en el parte médico para no salirse del plan de sus intocables. Y tampoco el vacío en algunos puestos muy sensibles (portería, mediocentro defensivo y delantero centro), en los que actúa sin red con Courtois, Casemiro y Benzema, respectivamente, le han dejado mucho margen.

Tras un enero estresante, febrero le ha concedido aire a la espera de la vuelta con el PSG, la gran batalla que, además de las muchas cuitas deportivas e instituciones, decidirá a qué calendario se enfrenta el equipo en la recta final. Una eliminación supondría una tacha futbolística, pero le permitiría, si las lesiones le dan tregua, afrontar el último tercio de Liga con su núcleo duro de 14-15 jugadores y solo dos jornadas intersemanales. Pasar de ronda elevaría sus acciones, aunque le obligaría a tirar del fondo de armario, algo que apenas ha hecho hasta ahora.

Ancelotti trabaja estos días en un cambio en la forma de jugar del equipo para subir líneas, presionar más arriba y no encajonarse tanto atrás. “Veo a la plantilla con energía para hacerlo, para ser más intensos y agresivos”, aseguró este viernes. En las rotaciones, cuestión que siempre le persigue, no se prevén modificaciones de momento.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS