Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlsen brilla de nuevo y doblega a Firouzja

Antón juega con el noruego por 1ª vez en partida lenta este domingo tras un duro empate con Wojtaszek

Carlsen y Firouzja, durante su partida de hoy Ampliar foto
Carlsen y Firouzja, durante su partida de hoy

El ajedrez clásico presencial motiva a Magnus Carlsen mucho más que los torneos rápidos por internet. Tras un par de fracasos en ellos y dos semanas de vacaciones en una isla, el campeón ha firmado una obra maestra frente a un probable sucesor, el iraní Alireza Firouzja, de 17 años, en la ronda inaugural del torneo Tata en Wijk aan Zee (Países Bajos). El español David Antón será su próximo rival tras arrancar un empate de gran lucha con negras al polaco Radoslaw Wojtaszek.

Ver vacío el gran recinto del polideportivo de Wijk aan Zee, sin cientos de espectadores arracimados para mirar de cerca a sus ídolos, es una imagen muy significativa de cómo la pandemia ha afectado al ajedrez presencial (el telemático ha sido muy beneficiado por la desgracia mundial, así como por la serie Gambito de Dama). En lugar de los 1.500 jugadores habituales de cada año, divididos en todo tipo de torneos durante dos semanas, solo están los imprescindibles: catorce participantes, árbitros, organizadores y un reducido equipo de reporteros gráficos y técnicos. El impacto económico negativo en este pueblo del Mar del Norte, que gracias al ajedrez disfruta en enero de un segundo agosto, será tremendo.

Carlsen y Firouzja, que se llevan muy bien, se saludaron con una reverencia, se quitaron las mascarillas y se dispusieron al combate con el recuerdo de un balance entre ambos que puede resultar engañoso. Carlsen domina con gran diferencia si se mezclan las tres modalidades (18 victorias, 8 derrotas y 6 empates); la goleada es aún mayor en las partidas rápidas (+6 -1 =1); y muy corta en relámpago (+10 -7 =4). Pero son más significativos sus antecedentes en partidas lentas (solo tres partidas, todas en 2020, dos victorias del noruego un empate) porque tienen importantes matices: la primera fue hace un año en Wijk aan Zee, y Firouzja jugó muy por debajo de su nivel, claramente lastrado frente al ídolo de su infancia; en las otras dos, ambas en Stavanger (Noruega) hace tres meses, el persa hizo tablas con negras y sin problemas en la primera, y perdió la otra porque falló en una clara posición de tablas. Todo indica que su miedo escénico va disminuyendo.

Y más aún si el campeón apenas logra una pequeña ventaja con blancas en la apertura, como aconteció esta vez, a pesar de que empleó mucho tiempo en intentar que fuera mayor. Tras 22 movimientos, el noruego tenía la mejor posición que se podía tener sin arriesgar, pero la de Firouzja parecía muy sólida.

La tradicional sala de juego de Wijk aan Zee, sin público por primera vez en 83 ediciones ampliar foto
La tradicional sala de juego de Wijk aan Zee, sin público por primera vez en 83 ediciones

Era el momento propicio para que apareciera el mejor Magnus, se resarciera de sus fracasos -todo lo que no sea triunfar supone un fracaso para él- de los últimos meses en torneos rápidos y olvidara sus dos semanas de vacaciones en una isla del Índico, que terminaron ayer. La atmósfera especial de los torneos lentos presenciales -aunque este sea sin público- debía servir de inspiración para uno de los mejores ajedrecistas de todos los tiempos.

Sirvió. Y de qué modo. Carlsen elaboró un plan digno de la revolucionaria computadora AlphaZero, que combina ideas creativas con la precisión de las máquinas: sacrificar dos peones a cambio de dar la máxima actividad a cada una de sus piezas. El noruego es humano, aunque a veces parezca un chip. Pero Firouzja también, y en esa posición era muy difícil encontrar el estrecho camino de la defensa, y más aún bajo una enorme presión del reloj. Carlsen no hubiera podido ganar esta partida frente a AlphaZero o alguno de sus congéneres, porque Firouzja disponía de una defensa suficiente para garantizar que no perdía. Pero el persa es de carne y hueso, y cometió el error letal en la jugada 35. Carlsen dijo después: “Tras sacrificar el primer peón, sabía que ya no había vuelta atrás, era una apuesta a todo o nada. Por fortuna para mí, él erró en los apuros de tiempo”.

Carlsen vuelve a ser Carlsen. Su próxima partida será con negras frente a Antón, en la primera lenta entre ambos (hasta ahora han jugado tres relámpago, con dos victorias del escandinavo y un empate). Una auténtica prueba de fuego para el español.

Resultados (1ª ronda): Harikrishna-Vachier Lagrave, tablas; Yesipenko-Duda, tablas; Grandelius 1-Donchenko 0; Caruana-J. Van Foreest; tablas; Giri 1-Tari 0; Wojtaszek-Antón, tablas; Carlsen 1-Firouzja 0.

Portal oficial (con retransmisión en directo): https://tatasteelchess.com/

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información