Golf

Morikawa gana el Open Británico en su primera participación

El estadounidense logra su segundo grande. Jon Rahm es tercero y recupera el número uno mundial

Morikawa con el trofeo del Open Británico.
Morikawa con el trofeo del Open Británico.Christopher Lee / Agencia Getty

Gigante Collin Morikawa. Gigante Jon Rahm. El golfista estadounidense, de 24 años, ganó este domingo el Open Británico en su primera participación en el grande de las islas. El jugador vasco, de 26, fue tercero a cuatro golpes después de un final de jornada de altos vuelos, recuperó el número mundial y llega rebosante de confianza a los Juegos Olímpicos de Tokio.

Royal Saint George’s abrió otro día las puertas de su museo a 32.000 espectadores que presenciaron una sesión del mejor golf en un campo que devuelve el juego a sus orígenes y premia el talento antes que la fuerza. El golf como nació, puro, bello, simple. Una delicia. Sobre el tapete, el sudafricano Louis Oosthuizen, el granjero simpático de los dientes separados, defendía el liderato ante un puñado de caimanes. Y como le pasó en el US Open, el grande anterior, también en cabeza después de la tercera ronda, se lo comieron. Entonces fue Jon Rahm quien hizo valer su cara de ganador. Esta vez la presa se la llevó Morikawa, un talento con ciertos aires de ese primer Tiger juvenil que llegó para comerse el mundo. De momento, Morikawa ya le ha dado dos buenos bocados. Ganó el año pasado el Campeonato de la PGA, su primer major, en su debut en el torneo. Y este domingo conquistó el Open Británico también en su estreno (el anterior novato campeón fue Ben Curtis en 2003), su segunda gran corona en solo ocho grandes disputados. Ningún golfista en la historia había logrado hasta ahora dos títulos del Grand Slam en dos debuts.

Más información

Morikawa se coronó con la Jarra de Clarete con -15, dos golpes de ventaja sobre Jordan Spieth (-13) y cuatro sobre Jon Rahm y Louis Oosthuizen (-11); Sergio García escaló posiciones con -4 en el día y en el total para acabar con un buen sabor de boca. Oosthuizen hizo agua cuando la presión empezó a pesarle sobre los hombros. Ya cargó con un bogey en el cuarto hoyo, pero entonces casi todos fallaban a su alrededor, como si nadie quisiera ganar el Open (o quizás era que todos lo deseaban demasiado). El resbalón se repitió en el hoyo siete, un par cinco propicio para descontar golpes que sin embargo para él se elevó como un muro. Su bola de salida aterrizó en un búnker a la derecha y en su intento de salvar lo salvable se hundió en otra trampa de arena, otro bogey y las alarmas encendidas. Su primer birdie no llegó hasta el hoyo 11, cuando los rivales ya se le habían echado encima.

En ese hoyo siete en el que Oosthuizen naufragó, Spieth y Rahm sacaron la chistera. El español estuvo a punto de embocar un albatros con un golpe de genio desde la calle, como un delineante sobre un plano. Eagle. Igual que Spieth. Fue el punto de inflexión para ambos, lanzados desde entonces en busca de la Jarra con todas sus armas. El español sacó a relucir su mejor juego de tee a green, y hasta en 15 ocasiones en 18 hoyos pateó para birdie. Si no ganó el Open Británico fue por el borrón de la primera jornada (+1) y porque este domingo muchos de sus putts rozaron el hoyo, como si la fortuna hubiera decidido darle esta vez la espalda. Fueron numerosas las veces en las que el vasco lanzó al poste, casi siempre con oportunidades de ir rebajando golpes. Necesitaba Rahm una proeza para sumar el British y suceder a Seve Ballesteros como único español con el grande británico, y a punto estuvo de firmarla. Cantó bingo con cuatro birdies seguidos entre el 13 y el 16, en un final de traca, soberbio. Insuficiente para atrapar a Morikawa, frío como el hielo, decidido a no dejar acercarse más a un depredador como Jordan Spieth.

El novato Morikawa tenía entre ceja y ceja el triunfo y no hubo más que decir. Ganador antes de los 25 años del PGA y del Open Británico, igualó en este registro a Tiger Woods. También Rahm pretendía alcanzar al Tigre como el primero que enlazaba US Open y British en un mismo curso desde el año 2000. El podio devuelve a Rahm al número uno mundial, al terminar por delante de Dustin Johnson, completa su colección de puestos de honor en los cuatro grandes de este año (quinto en el Masters, octavo en el PGA, primero en el US Open y tercero en el Británico) y le lanza con todo a los Juegos.

Clasificación final del Open Británico

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50