Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kariakin vence a Carlsen, 2º tras Giri

Nakamura, Firouzja y Antón flojean, y Niepómniachi firma tres tablas tras las mismas catorce jugadas

Serguéi Kariakin, en diciembre de 2016, durante el Mundial de Nueva York frente a Magnus Carlsen Ampliar foto
Serguéi Kariakin, en diciembre de 2016, durante el Mundial de Nueva York frente a Magnus Carlsen

Quizá poco motivado en esta frase clasificatoria para cuartos de final del Skilling Open (torneo rápido en Chess24), Magnus Carlsen estaba haciendo una faena de aliño en la 2ª jornada (una victoria y tres empates). Pero el ruso Serguéi Kariakin, quien estuvo a punto de destronarlo en 2016, se sacudió su conservadurismo habitual y le tumbó en una pelea impecable. Lidera el neerlandés Anish Giri, y todo está en el aire para las ocho plazas deseadas a falta de cinco rondas.

Aunque Carlsen lucha con denuedo por la victoria en casi todas sus partidas -es un campeón modélico en esa faceta y en otras-, es lógico que necesite motivarse cuando la tensión no es máxima, como era hoy el caso. Y una manera de hacerlo es convertir la partida en un gran lío, buscando la diversión además del triunfo. Pero eso conlleva un alto riesgo, sobre todo ante el durísimo Kariakin, siempre motivado en especial cuando se enfrenta al campeón. Y así se produjo la segunda derrota del noruego en esta competición, muy distinta de la de ayer, cuando un desliz del ratón le hizo perder una posición ganadora ante el ruso Ian Niepómniachi.

Tras su impresionante rendimiento en la primera jornada (3,5 puntos en cinco partidas, tras perder solo ante Carlsen), el español David Antón dijo el domingo a EL PAÍS que si jugaba igual de bien el lunes y el martes entraría con seguridad entre los ansiados ocho primeros puestos de la primera fase. Pero el condicional no se cumplió en la segunda: tras perder la partida inicial con el francés Maxime Vachier-Lagrave, el español fue hechizado por el inmenso talento de Firouzja, cuyo sacrificio de pieza a muy largo plazo no impresionó a las computadoras, pero sí a su rival.

Antón mejoró en las dos partidas siguientes: tablas con negras frente al armenio Levón Aronián y victoria con blancas sobre el polaco Jan Duda. Pero cerró la jornada perdiendo con negras ante el chino Liren Ding. Y luego explicó a Chess24: “Cuando los resultados no acompañan, el cansancio se siente mucho más”. Sus rivales en la decisiva tercera jornada serán Giri, Kariakin, el estadounidense Hikaru Nakamura, el vietnamita Quang Liem Le y el indio Gujrathi Vidit.

Por fortuna, la muy reciente guerra entre Azerbaiyán y Armenia no parece haber empeorado las relaciones personales entre Teimur Radyábov y Aronián, cuyas declaraciones sobre el asunto son respetuosas; ambos aseguran que no piensan en esa tragedia cuando se enfrentan con el tablero de por medio. Pero, aunque ellos no lo deseen, sus partidas son interpretadas como un símbolo en sus respectivos países, donde el ajedrez goza de una popularidad extraordinaria, equiparable a la del fútbol. Esta vez perdió Aronián, quien jugó muy por debajo de su nivel habitual.

Ian Niepómniachi, durante el Torneo de Candidatos de marzo en Yekaterimburgo (Rusia) ampliar foto
Ian Niepómniachi, durante el Torneo de Candidatos de marzo en Yekaterimburgo (Rusia)

La mayor decepción del torneo hasta ahora -a pesar de su victoria en la última ronda de hoy sobre el ruso Ian Niepómniachi- es Nakamura, cuya intensa dedicación a sus exhibiciones en las redes sociales parece haberle quitado la energía necesaria para brillar en el ajedrez de élite. Su enorme talento, sobre todo para las modalidades rápidas, le capacita para remontar en la jornada del martes y meterse entre los ocho primeros; pero su primer rival será Carlsen, y luego tendrá que puntuar muy alto frente a Radyábov, Antón, el iraní Alireza Firouzja (muy irregular, arriesgando mucho) y Aronián.

Tras solo dos jornadas del primer torneo de los diez que forman el circuito Champions Chess Tour, los organizadores tienen que afrontar una tarea imprevista: los jugadores que especulan y aplican la ley del mínimo esfuerzo para clasificarse entre los ocho primeros de la fase inicial, que se clasifican para cuartos de final. Entre ellos, el desvergonzado líder es Niepómniachi, quien ha tenido la desfachatez de empatar tres partidas idénticas con blancas en catorce jugadas, frente a Ding, Aronián y Kariakin. Hay dos soluciones, ambas fáciles: dar tres puntos por victoria en esa primera fase o no invitar nunca más a quienes no comprenden que no se les invita solo por su nombre y sus puntos Elo, sino para que contribuyan a que el ajedrez por internet sea un espectáculo vibrante.

Clasificación tras la 10ª ronda (de 15): 1º Giri 6,5; 2º-4º Carlsen 6, So y Ding 6; 5º-7º Niepómniachi, Nakamura y Vachier-Lagrave 5,5; 8º-10º Radyábov, Antón y Firouzja 5; 11º-13º Le, Kariakin y Aronián 4,5; 14º Svídler 4; 15º Vidit 3,5; 16º Duda 3.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información