Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rodrigo Moreno, de nuevo en el mercado

El futuro del delantero internacional del Valencia, pretendido por el Barcelona, vuelve a agitar la actualidad del club de Mestalla

Rodrigo Moreno celebra un gol con el Valencia
Rodrigo Moreno celebra un gol con el Valencia efe

De nuevo en el ojo de un tornado, desatado por el interés del Barcelona y por las directrices marcadas por Peter Lim de meter en caja 60 millones de euros, Rodrigo Moreno se marchó de la ciudad deportiva con la incertidumbre de desconocer si este sábado jugará su último partido con la camiseta del Valencia. Su entrenador, Albert Celades, tuvo que afrontar una tensa conferencia de prensa centrada en el futuro del internacional hispanobrasileño, de 28 años. Rodrigo está en el mercado otra vez, cinco meses después de la intentona fallida del propietario del club, Peter Lim, y de su consultor Jorge Mendes de traspasarlo al Atlético de Madrid.

Esta vez el posible comprador es el Barça, rival del Valencia en la jornada 21 de LaLiga. Jorge Mendes, agente del jugador, está maniobrando ante la búsqueda que ha iniciado el conjunto catalán para encontrarle un recambio en el mercado a Luis Suárez. A falta de pocos días para el cierre de la ventana de fichajes de enero, la continuidad de Rodrigo es una incógnita. Celades, un muro de granito contra el que se estrellaron todas las preguntas de la prensa respecto al futuro de uno de sus imprescindibles no fue, en cambio, capaz de certificar si el punta de Río de Janeiro seguirá en el vestuario de Paterna el uno de febrero. “Rodrigo es un jugador extraordinario, ojalá no jugara mañana”, explicó Quique Setién cuando le preguntaron por el delantero valencianista.

“Puedo garantizar que está en la convocatoria, que ha entrenado muy bien, y que mañana es una opción más para jugar. Eso es lo que puedo garantizar”, explicó Celades que, bombardeado a preguntas sobre el delantero, tampoco fue tajante cuando se le cuestionó si estaba totalmente al tanto de las intenciones de Peter Lim sobre la venta de Rodrigo. “Sé lo que sé. Si hay algo que está pasando y no lo sé, pues… No quiero hablar de estas cosas, no es cuestión de incomodidad, cuando haya una realidad, cuando alguien salga, si se da ese hecho, lo hablaremos. De momento estamos los que estamos y ya veremos cuando acabe el mercado cómo queda la plantilla. No tengo mucho más que decir”, dijo.

“No comento situaciones de mercado. Lo único que te puedo decir es que está en la convocatoria con muchas ganas de jugar y que se siente bien. No voy a hablar de rumores o hipótesis, simplemente estamos centrados en el partido, que bastante tenemos”, abundó. En el mismo escenario, Marcelino García Toral protestó en agosto, en medio de la negociación de Lim y Mendes para vender a Rodrigo al Atlético, asegurando que sin Rodrigo el Valencia tendría que “replantearse” el objetivo de clasificarse para la Liga de Campeones. “Desconozco lo que pasó en verano. Hablo de lo que sé y te ruego que no insistas porque no te voy a contar demasiado”, zanjó Celades.

La salida de Rodrigo, si se produce, dejaría al Valencia en un callejón sin salida. Con escasa capacidad económica para firmar en estas fechas un lateral derecho, el equipo recibiría una inyección económica (la operación puede cerrarse en unos 60 millones) pero estaría obligado a reforzarse contra el reloj con un punta importante del nivel de Rodrigo. El club maniobra estos días para repatriar a Paco Alcácer, atacante de perfil diferente, ahora en el Borussia Dortmund tras pasar precisamente por el Barça. Pero está por ver cuánto dinero decidiría invertir la propiedad en un sustituto, si el hispanobrasileño saliese, e incluso existen dudas sobre si el dueño decidiría fichar.

Cuatro goles, dos en LaLiga y dos en Champions, y nueve asistencias ha hecho este curso el internacional español. En los cinco partidos que ha estado ausente, el Valencia no ha sido capaz de ganar, con tres empates y dos derrotas. Ante el Barça se mantiene como duda por una lesión en la rodilla izquierda que sufrió ante el Eibar. Lleva tres entrenamientos con el grupo y una protección en la rodilla dañada. Su voluntad es la de jugar. Decidirá Celades, que tampoco podrá contar por sanción con Parejo, otro de sus intocables.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >