Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quique Setién, una vida adorando la pelota

El técnico cántabro, enamorado del fútbol de posesión y con fervor por Cruyff, dibujó en el Betis partidos memorables con un estilo muy definido

Setién, en su etapa en el Betis. En vídeo, los detalles de su llegada al Barça. Vídeo: Atlas

“Te hace futbolista el balón, no correr detrás de él”. Estas palabras de Quique Setién en una entrevista en EL PAÍS definen la filosofía futbolística que preside la mente de este entrenador cántabro que a los 61 años encara el mayor reto de su carrera deportiva: entrenar al Barcelona. Hace solo unos meses, mientras Betis y Barcelona gestionaban el fichaje de Junior, directivos del club catalán le comentaban a los verdiblancos que Quique era uno de los entrenadores que tenían en mente para su banquillo. Fue precisamente en el Betis, club al que dirigió desde 2017 a 2019, donde el estilo de Setién ofreció sus mejores resultados futbolísticos. Y eso que lo principal para el técnico no es el resultado en sí. Lo que le hace disfrutar como entrenador es jugar bien. “Cuando vi jugar al Barcelona de Cruyff vi plasmado lo que sentía”, confesaba a este diario. Un fútbol de toque y posesión que ya llamó la atención en el Lugo, club al que ascendió a Segunda División, y luego en Las Palmas.

Los directivos del Betis se quedaron prendados con Setién en una eliminatoria de Copa en la que el conjunto andaluz eliminó al Lugo en los penaltis a partido único en el Benito Villamarín. En Lugo es todo un referente. Subió al equipo a Segunda A en 2013 y lo mantuvo tres cursos sin agobios en la categoría de plata, donde era conocido como el Barcelona de la categoría por su juego de posesión y toque. A Las Palmas llegó en 2015 en la jornada novena sustituyendo a Paco Herrera y mantuvo al equipo canario con solvencia y revalorizando a futbolistas como Roque Mesa, Vicente Gómez, Jonathan Viera y Tana. Lo mejor llegó en su segundo año, cuando el equipo canario estuvo cerca de pelear por un puesto europeo, aunque al final no pudo lograrlo, saliendo del club tras alguna desavenencia con la presidencia. En Gran Canaria se considera el mejor entrenador de la historia reciente de la Unión Deportiva.

Setién desembarcó en el  Betis en el verano de 2017. Rápidamente se hizo con el vestuario, poniendo de su lado a Joaquín y haciendo que los futbolistas disfrutaran con sus entrenamientos. Los laterales y extremos se quedaban alucinados cuando Quique les decía que no había que centrar siempre al área si no había posibilidades de remate. Que era mejor empezar y jugar atrás, hilando un rondo infinito que dotó al Betis de una personalidad única en su juego. El estilo de Setién, no obstante, no triunfó en un principio. Al Betis le costó alcanzar buenos resultados, que no llegaron hasta una segunda vuelta en la que el equipo se disparó hasta alcanzar la sexta plaza y conseguir una clasificación europea inesperada. El Betis volvió a Europa cinco años después y sus futbolistas disfrutaban con un técnico al que, pese a todo, le costaba conectar con la grada andaluza. “Setién me ha hecho prolongar mi carrera deportiva”, afirmaba Joaquín, uno de los futbolistas que más echó en falta la ausencia del entrenador a principios de este curso. El Betis de Joaquín, Guardado, Bartra, Canales, Tello, Fabián y Mandi se disparó hasta cotas que no se esperaban, con un 3-5 en el derbi en el campo del Sevilla que alteró el corazón de los béticos. De la mano de Setién prosperó Fabián, vendido por el Betis al Nápoles por 30 millones de euros. También canteranos como Francis, Junior (18 millones al Barcelona) y Loren, asentados en el primer plantel.

El Betis europeo creció con la llegada de futbolistas como Lo Celso o William Carvalho. El estilo siguió siendo el mismo, posesión, toque y balón, para acabar dibujando partidos memorables como el 3-4 en el Camp Nou frente al Barcelona o el 1-2 contra el Milan en la Europa League. El Betis iba como un tiro, alcanzando las semifinales de la Copa del Rey, donde quedó eliminado por el Valencia después de ir ganando 2-0 al descanso del duelo de ida en el Villamarín.

Sin embargo, este buen Betis de Setién acusó el cansancio de disputar tres competiciones. Cayó eliminado en la primera ronda de eliminatorias en la Liga Europa ante el Rennes y el equipo sevillano solo pudo quedar décimo. Las malas relaciones de Setién con Lorenzo Serra, el director deportivo, un ídolo para la afición, acabaron por lastrar su imagen ante una grada con la que no supo congeniar. Setién mantuvo más de una disputa con los aficionados, que entonaron el “Quique vete ya” en varias ocasiones. A pesar de que los directivos del Betis querían mantenerlo, el ambiente se hizo irrespirable. “Debería haber empatizado un poco más con la afición del Betis. Ese punto en la irracionalidad de un seguidor del Betis choca con un tío del norte que busca siempre argumentos. Hay un desencuentro que supera las cuestiones futbolísticas. Trataré de mejorar esto en el futuro”, afirmó Setién en su despedida del Betis. A lo largo de la primera vuelta de esta Liga, su nombre había sido elegido en caso de destitución de Rubi, que tuvo un comienzo muy irregular. Habría vuelto al Betis en una segunda etapa. El pasado 30 de octubre, Fekir marcó en el descuento ante el Celta y el equipo verdiblanco ganó, con lo que se frustró el regreso de Setién.

En el club andaluz, Setién dirigió un total de 94 partidos, con un balance de 39 triunfos, 22 empates y 33 derrotas. Metió al Betis en Europa después de cinco años, lo llevó a una semifinal de la Copa 14 cursos después, multiplicó el valor de la plantilla y potenció la cantera. Además, acumuló triunfos históricos con el Betis: venció por primera vez en la historia en un mismo curso en su estadio al Barcelona y al Madrid; derrotó al Madrid dos veces seguidas en el Bernabéu por primera vez también en la historia del Betis; fue el primer entrenador bético que derrotó al Atlético de Simeone; ganó al Sevilla en el Villamarín 12 años después, en el Camp Nou tras otros 20 y fue el único entrenador en ganar a los tres grandes de LaLiga en los últimos cinco años.

Quique fue futbolista del Racing, Atlético de Madrid, Logroñés y Levante. Jugó además tres partidos con España y fue convocado para el Mundial 86, aunque no disputó ni un minuto. Como entrenador, Setién ha dirigido al Racing, Poli Ejido, Logroñés, Lugo, Las Palmas y Betis.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información