Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Valencia resiste el asedio del Villarreal

El equipo de Celades paga el esfuerzo de la Champions pero se impone con un tanto de Ferran

Rodrigo corre junto a Pau Torres.
Rodrigo corre junto a Pau Torres. EFE

Juntando líneas, arrastrando las piernas, combatiendo la fatiga y con varios futbolistas tiesos, el Valencia resistió el asedió feroz del Villarreal en el tramo final y sudó una costosa victoria. Un movimiento táctico de Albert Celades, antes de la aparición del cansancio, atrapó el partido para el once del murciélago. El VAR anuló un gol de Rodrigo Moreno por un presunto fuera de juego pero no reseñó el motivo durante la transmisión del partido, enojando al club de Mestalla.

Con un equipo remendado en el eje de la defensa con la entrada de Mangala, el regreso de Wass al lateral derecho y la presencia de Coquelin junto a Parejo, y el depósito de combustible apenas repuesto tras el esfuerzo del miércoles en Liga de Campeones, el Valencia se midió al Villarreal. Las bajas obligan a Albert Celades semana sí, semana también, a hacer corte y confección cuando viste a su once inicial. Los tres últimos en caer han sido Jaume Costa, Garay y Kang In, todos jugaron minutos ante el Chelsea.

Valencia
VAL
2
-
1
VLL
Villarreal
Valencia
Cillessen, Gayá, Gabriel Paulista, Wass, Mangala, Ferrán Torres, Carlos Soler, Parejo, Coquelin (Vicente Esquerdo, min. 82), Rodrigo (Rubén Sobrino, min. 85) y Maxi Gómez (Gameiro, min. 68).
Villarreal
Asenjo, Xavier Quintillá, Pau Francisco Torres, Albiol, Mario, Manu Morlanes (Javi Ontiveros, min. 72), Trigueros, Gerard Moreno, Franck Zambo, Moi Gómez (Bacca, min. 78) y Karl Toko Ekambi (Samuel Chukwueze, min. 62).
Goles
1-0 min. 48: Rodrigo . 1-1 min. 53: Franck Zambo . 2-1 min. 69: Ferrán Torres .
Árbitro
César Soto Grado
Parejo (min. 74), Albiol (min. 16) y Gerard Moreno (min. 54).
Estadio:Mestalla

Los amarillos, en la lona las dos últimas jornadas, traían urgencias y una baja capital: la de Santi Cazorla, víctima de un esguince en el tobillo izquierdo en el entrenamiento del viernes, que el club ocultó estratégicamente hasta una hora antes del partido. Iborra, otro habitual, era baja por sanción. Morlanes y Trigueros, integrantes de la segunda unidad amarilla, entraron en el once. La ausencia de Cazorla, por su impacto en la fluidez del equipo, pesaba más que todas las del Valencia. Hasta que se mostró Trigueros, un futbolista magnífico a la sombra de Cazorla que apenas juega. Cuando el balón pasa por Trigueros también suceden cosas.

En un inicio que parecía una continuidad del Valencia-Chelsea, el equipo del murciélago acogotó al grupo de Calleja con Wass, Ferran Torres y Rodrigo, magníficos en la arrancada y el centro. El Villarreal tardó ocho minutos en conocer la pelota. Cuando lo hizo, el Valencia se mareó. Mangala, oxidado por su larga inactividad, llegó tarde a un despeje y atropelló en el área a Gerard Moreno que venía de pifiar un remate a puerta segundo antes del derribo. Cillessen detuvo el penalti al 7 amarillo, que ejecutó mal.

Con el Valencia sometido y desnortado, Celades actúo. Cambió el dibujo. Esa acción fue clave. Puso a Coquelin por delante de la defensa y junto por delante a Carlos Soler y Parejo, que se liberó de la marca pegajosa de Anguissa. Ademas, Ferran se fue a la izquierda y Rodrigo a la derecha. El baile táctico funcionó pero chocó con las paradas de Sergio Asenjo que desbarató tres ocasiones seguidas para Carlos Soler, Rodrigo y Ferran. El Villarreal era el aturdido en ese momento.

Rodrigo Moreno, desafortunado en el remate ante el Chelsea, marcó su segundo gol en LaLiga nada más abrirse la segunda mitad. Su control fue decisivo para escapar de dos marcadores y eludir a Asenjo. Celades mantuvo su baile de piezas y el Valencia anuló al Villarreal hasta que en un error de Gabriel en la salida de balón empató Anguissa en una jugada aíslada.

Poco a poco se estiró el once del submarino castigando la fatiga acumulada en los del murciélago con Coquelin, Gabriel, Rodrigo y Gayà tiesos. Hasta que dijo basta Ferran Torres. El dandi de Foios remató a bote pronto un centro desesperado desde la derecha de Wass para marcar el segundo. El resto del partido fue un ejercicio de resistencia del Valencia que aguantó el triunfo exprimiendo a todos sus jugadores.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >