Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Clasificación Eurocopa Grupo E Jornada 9

FINALIZADO

Bale se pone a punto en Azerbaiyán

El galés vuelve a jugar con su selección tras un mes lesionado y se muestra cauto y poco activo en sus 58 minutos en el campo

Bale se marcha de Garayev.
Bale se marcha de Garayev. REUTERS

Más de un mes después, Gareth Bale volvió a jugar. Exactamente 34 días es lo que ha tardado el atacante en disputar un partido. Se lesionó con Gales y reapareció con Gales. Lo hizo con una victoria (0-2) en Azerbaiyán que mantiene a la selección británica viva en la lucha por estar de manera directa en la próxima Eurocopa. Bale no marcó ni estuvo cerca de hacerlo. Participó poco en el juego durante los 58 minutos que Ryan Giggs, seleccionador galés, le dio para que vaya cogiendo la forma. No era cuestión de arriesgar el frágil chasis del delantero cuando el martes habrá un todo o nada en Cardiff frente a Hungría.

Con el brazalete de capitán, Bale comandó a su selección en Bakú. “Me emociona un poco más jugar con Gales que con el Madrid”, había dicho en la víspera el extremo, que no disputa un encuentro con la camiseta blanca desde el 5 de octubre ante el Granada en el Bernabéu. El partido de este sábado tampoco dio mucha oportunidad de expresar emoción.

Gales necesitaba ganar y cumplió de forma funcionarial, sin alardes, ante un equipo muy débil. Bale apenas se movió de la banda, primero la derecha y luego la izquierda, y desde allí intentó desbordar varias veces. Su mejor acción fue un doble regate, con caño incluido, que acabó con un centro con la derecha a la cabeza del delantero Moore, cuyo remate salió centrado a las manos del portero. Quiso repetir la acción en la segunda parte, esta vez desde la izquierda, pero el centro se fue muy desviado en esta ocasión.

Gales encaminó pronto el partido desde el córner. Un balón muy cerrado del zurdo Taylor encontró la cabeza del grandullón Moore, que remató a puerta vacía tras la cantada del meta azerí Balayev, extremadamente pusilánime en el juego aéreo. A Gales le bastaba con poner balones cerrados para crear peligro e intentó explotarlo.

En el minuto 33, un chutazo de Daniel James rebotó en el larguero y Taylor recogió el rechace para introducir el balón en la portería con un cómodo toque de cabeza. James, mediapunta del Manchester United, fue lo mejor de Gales en un encuentro sin chicha, resuelto pronto y al que le sobró toda la segunda parte.

El partido, sobre todo, sirvió como prueba para Bale, que aparentemente está bien para el crucial duelo con Hungría. Luego deberá regresar a Madrid, donde el clima anda enrarecido en torno a él tras muchos días sin jugar, muchos entrenamientos perdidos y varias declaraciones difíciles de interpretar para el madridismo. Más adelante llegará el mercado invernal y ahí se verá si el galés permanece o si prefiere marcharse para dejar atrás todo el ruido que se genera a su alrededor.

Dos de Hazard

Bale volvió a jugar y Hazard volvió a marcar. El belga hizo dos goles en la victoria de su selección en Rusia (1-4). Ambos conjuntos estaban clasificados ya para la Eurocopa, pero Roberto Martínez, entrenador de Bélgica, fue con todo en San Petersburgo. Hazard estuvo hiperactivo en la primera parte, luciendo la mejora física que también empieza a enseñar en Madrid. Primero asistió a su hermano Thorgan, que abrió el marcador. Luego empalmó un balón rechazado con la derecha para hacer un golazo. El otro llegó antes del descanso a pase de De Bruyne. Lukaku anotó el cuarto en la segunda parte y Dzhikiya puso el del honor ruso. Bélgica e Italia son las únicas que lo han ganado todo en la clasificación.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >