Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EEUU consuma su descalabro ante Serbia, incluido un demoledor 32-7 en el primer cuarto

El equipo de Gregg Popovich cerrará su decepcionante singladura con el partido por la séptima plaza y la peor clasificación de su historia en grandes torneos

Los jugadores estadounidenses, tras la derrota ante Serbia.rn Ampliar foto
Los jugadores estadounidenses, tras la derrota ante Serbia. REUTERS

La selección de Serbia confirmó este viernes que la selección con la que Estados Unidos ha competido en el Mundial de China no ha sido capaz de alcanzar ni de lejos los niveles de competitividad que se le presumían. Tras el varapalo que supuso su derrota en los cuartos de final al perder ante Francia (79-89), consumó una nueva decepción y cayó también ante Serbia (94-89) en el partido de clasificación para los puestos del quinto al octavo. El escarnio fue monumental en el primer cuarto, en el que Serbia barrió al equipo estadounidense por 32-7.

SERBIA, 94; EEUU, 89

Serbia: Jovic (9), Bogdanovic (28), Lucic (15), Jokic (9), Milutinov (7) -equipo inicial-; Bjelica (8), Marjanovic (8), Micic (10)  y Simonovic (0). 33 de 63 en tiros de campo (52%). 15 de 31 en triples (48%). 13 de 19 en tiros libres. 33 rebotes.

Estados Unidos: Kemba Walker (18), Mitchell (9), Barnes (22), Harris (4), Turner (10) -equipo inicial-; Jaylen Brown (4), Brook López (2), Middleton (16), Plumlee (2) y White (2). 31 de 71 en tiros de campo (43%). 11 de 31 en triples (35%). 16 de 20 en tiros libres. 41 rebotes.
Parciales: 32-7, 12-33, 27-28 y 23-21.

Árbitros: Maranho Cristiano (Brasil), Yu Jung (China), Luis Castillo
(España). Sin eliminados.

Partido por los puestos 5 a 8 de la Copa del Mundo de Baloncesto disputado en el Dongguan Basketball Center. Con capacidad para 15.000 espectadores.

Hasta la fecha, el sexto puesto del Mundial de Indianápolis en 2002 era el peor resultado cosechado por el equipo estadounidense en una gran competición internacional. Tras encajar su segunda derrota en este Mundial de China, el equipo que dirige Gregg Popovich peleará este sábado contra Polonia por el séptimo puesto. En cualquier caso, será la peor clasificación de Estados Unidos en los 45 grandes torneos en los que ha participado, entre Juegos Olímpicos, Mundiales y Copa de las Américas. Finalmente, se demostró que Estados Unidos necesitaba de muchos de los jugadores que causaron baja. De los 35 jugadores que seleccionó en primera instancia USA Basketball, solo cuatro estuvieron finalmente en China.

En un partido en que se demostró por qué ambos equipos -de salida los grandes favoritos-h an quedado apeados de la competición, los serbios, pese a sus serias lagunas en defensa, fueron superiores en todo momento a los estadounidenses, muy desiguales en su juego. El primer cuarto fue un repaso memorable de los balcánicos que, comandados por un Bogdanovic en estado de gracia, establecieron un parcial de 32-7, nada menos que 25 puntos de ventaja en diez minutos.

Los triples del jugador de Sacramento Kings -junto a los de Micic, Jovic o Bjelica- destrozaron a la defensa estadounidense, atónita e ineficaz.Todas las canastas que no le entraron a Serbia contra España desde la línea de tres, lo hicieron en esta ocasión durante los primeros minutos del partido. En cambio, los jugadores de Popovich, fallaron estrepitosamente también en ataque. El seleccionador estadounidense no pudo contarni con Jayson Tatum ni con Marcus Smart, lesionados.

Que el todavía vigente campeón mundial consiguiese solo 7 puntos en diez minutos da una idea de su pobre imagen y presagiaba un tremendo desastre. Sin embargo, en el segundo tiempo los serbios dilapidaron la gran ventaja que habían obtenido. La inspiración de Kemba Walker y Harrison Barnes estuvieron a punto de darle la vuelta al marcador. Walker se convirtió en el motor de la remontada estadounidense, recuperando rebotes en defensa sin cesar, repartiendo asistencias y anotando triples. Todo ello permitió a los estadounidenses alcanzar el descanso con solo cuatro puntos de desventaja (44-40).

Serbia volvió a tomar las riendas tras la pausa. Abrió otra brecha de 15 puntos, aunque a los pocos minutos volvió a mostrar sus lagunas defensivas. Los hombres de Popovich se situaron a tres puntos al final del tercer tiempo. La irregularidad por uno y otro bando siguió siendo la tónica del partido hasta el final y, a pesar de llegar a estar a corta distancia, Estados Unidos nunca se puso por delante y pocas veces dio la impresión de ser capaz de ganar el partido. Un triple de Walker cuando faltaba menos de un minuto para el final y que redujo la diferencia a cuatro puntos desencadenó el nerviosismo entre los serbios, pero ya era demasiado tarde.

El equipo estadounidense consumó su decepcionante actuación y rompe así su extraordinaria racha en los grandes torneos internacionales en los que contó con equipos formados por jugadores de la NBA. Ganó las tres últimas medallas de oro en los Juegos Olímpicos con un balance de ocho victorias y cero derrotas en cada uno de ellos (Pekín, Londres y Río de Janeiro), y ganó también los dos últimos Mundiales con un balance de nueve triunfos y cero derrotas en cada uno (Turquía y España). Tanto en la final de los últimos Juegos como en la del último Mundial, Estados superó con autoridad a Serbia: 96-66 en Río y 129-92 en Madrid.

Jerry Colangelo, director de USA Basketball, explicó que, a la vista de lo sucedido en China, tomará decisiones pronto con el objetivo de preparar los Juegos de Tokio. “Los jugadores han hecho todo lo que podían hacer”, dijo Colangelo. “Son un buen grupo. Pero entramos con expectativas altas que no se han cumplido. Eso, para mí, fue una gran decepción”. Colangelo agregó: "Solo puedo decir que no puedes evitar recordar con quién creías que ibas a ir a la batalla y quién no apareció. Lidias con las cartas que te reparten. Todo lo que podríamos haber hecho, y lo hicimos, es obtener los compromisos de muchos jugadores. Nadie podía prever las bajas que sufrimos”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >