Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Puede la Superliga europea ‘acabar’ con el fútbol español?

El nuevo formato de las competiciones continentales planteado por la Asociación de Clubes Europeos dentro de la UEFA afectaría la relevancia de las ligas nacionales y disminuiría drásticamente su valor, según los representantes de dichos torneos

El Wanda Metropolitano, lleno, antes de un partido del Atlético de Madrid de LaLiga Santander.
El Wanda Metropolitano, lleno, antes de un partido del Atlético de Madrid de LaLiga Santander.

La ilusión del Getafe CF por entrar en el cupo de cuatro equipos que disputarán la Champions el próximo año duró hasta el último instante de la competición. El equipo madrileño, 16º en presupuesto, se quedó a un paso de acceder por primera vez en su historia a la UEFA Champions League, la principal competición de ámbito europeo de fútbol. Tal vez, a partir de 2024, está situación no vuelva a repetirse por mucho tiempo. Una iniciativa impulsada por la Asociación de Clubes Europeos (ECA) pretende modificar el formato de la competición, aumentar la cantidad de partidos (de un máximo de 13 a 21) y desvincular casi completamente a las ligas nacionales como vía de acceso hacia ella. La competencia de más encuentros europeos y la ausencia de la recompensa continental para los mejores clasificados desplomarían el valor de las competiciones locales, según las estimaciones de muchos de los afectados. Las principales Ligas europeas (LaLiga, la Premier inglesa, la Bundesliga alemana o la Serie A italiana) ya se han pronunciado en contra del proyecto. También lo han hecho el organismo Ligas Europeas (entidad que reúne 36 competiciones profesionales de 29 países) y varios clubes de la propia ECA. El Getafe no sería el único perjudicado, claro.

Una bandera del Getafe CF en un encuentro de LaLiga, que dice: 'Seguimos cabalgando entre gigantes'.
Una bandera del Getafe CF en un encuentro de LaLiga, que dice: 'Seguimos cabalgando entre gigantes'.

LaLiga Santander es una referencia del fútbol mundial. El crecimiento experimentado en los últimos seis años la ha convertido en una gran industria del entretenimiento global: más ingresos, más audiencia, más seguidores, más inversiones. El fútbol profesional en España factura el equivalente al 1,37% del PIB; genera, directa o indirectamente, más de 180.000 empleos y recauda más de 4.000 millones que acaban en las arcas del Estado. Un estudio de PwC señala que en 2016/2017 el balón generó un impacto económico de 15.688 millones de euros en el conjunto de la economía. Y su objetivo es seguir creciendo. Javier Tebas, el presidente de LaLiga, apunta: “Hemos superado para el próximo trienio la barrera de los 2.000 millones de euros al año en derechos audiovisuales, pero las reformas propuestas por la ECA ponen en peligro la sostenibilidad de nuestros avances”.

La partida se disputa, día a día, en el tablero de la globalidad. Cada jornada, cada horario, cada imagen se cuida hasta el más mínimo detalle en un escenario de máxima competencia. La Superliga europea es vista por las principales ligas continentales como una amenaza. Inglaterra, Alemania, Italia, Francia, Suiza, Dinamarca, Polonia, entre otros, se han pronunciado en contra. “Cualquier cambio en el calendario futbolístico debe respetar las necesidades de las competiciones locales”, indica la Premier League en un comunicado firmado por todos los clubes. “Una reforma de un sistema que ya es exitoso debería ser beneficiosa para todos los competidores, no solo para unos pocos”, sostiene la Bundesliga, en un texto que apoyan también todos sus equipos.

Premier League: “Cualquier cambio en el calendario futbolístico debe respetar las necesidades de las competiciones locales.<div class="container-wrapper-genially" style="position: relative; min-height: 400px; max-width: 100%;"><img src="https://genially.blob.core.windows.net/genially/version3.0/loader.gif" class="loader-genially" style="position: absolute; top: 0; right: 0; bottom: 0; left: 0; margin-top: auto; margin-right: auto; margin-bottom: auto; margin-left: auto; z-index: 1;width: 80px; height: 80px;"/><div id="5d08a6b92c69150f803dae6e" class="genially-embed" style="margin: 0px auto; position: relative; height: auto; width: 100%;"></div></div><script>(function (d) { var js, id = "genially-embed-js", ref = d.getElementsByTagName("script")[0]; if (d.getElementById(id)) { return; } js = d.createElement("script"); js.id = id; js.async = true; js.src = "https://view.genial.ly/static/embed/embed.js"; ref.parentNode.insertBefore(js, ref); }(document));</script>

En Francia hasta el Estado se posicionó. El presidente, Emmanuel Macron, salió a respaldar a la cabeza de la federación de fútbol de su país, Noël Le Graët. “Lo apoyo completamente en su cruzada contra la reforma planeada por la UEFA”, dijo Macron tras una reunión con Gianni Infantino, el presidente de la FIFA, antes del comienzo del Mundial femenino en Francia.

Bundesliga: “Una reforma de un sistema que ya es exitoso debería ser beneficiosa para todos los competidores, no solo para unos pocos”

En una carta a la ECA, Athletic Club, Atlético de Madrid, Sevilla FC, Real Sociedad, Valencia CF, Villarreal CF y Málaga CF expresaron su preocupación por la “amenaza más grande en la historia del fútbol europeo”. Consideran en el texto que los cambios propuestos “son inaceptables” y piden que la excelencia, el mérito deportivo y la justa distribución de los recursos económicos se mantengan como criterios principales a la hora de acceder a una competición europea. “Sentimos que estamos en un punto de inflexión en el fútbol europeo y debemos aprovecharlo para mejorar su gobernanza y su gestión”, concluyen.

Emmanuel Macron: “Apoyo completamente la cruzada [de la Federación francesa] contra la reforma planeada por la UEFA”

El nuevo formato propuesto por la ECA desde 2024 estaría formado por tres divisiones: la Champions, la Europa League y la Europa League II. Esta última está ya confirmada por la UEFA a partir del 2021. Los 32 equipos de la Champions se agruparían en cuatro grupos en lugar de ocho, disputando 14 partidos en la fase de grupos, y no seis. Al cierre de cada temporada, 24 equipos permanecerían en la máxima competición europea, a la que solo podrían acceder ocho nuevos por curso: los cuatro semifinalistas de la Europa League y cuatro campeones de ligas nacionales. Es un proyecto que podría acabar con los sueños de los equipos como Getafe, Athletic Club, Real Sociedad o Real Betis, pero también de los RB Leipzig (en Alemania), de los Leicester (en Inglaterra) o de los Atalanta (en Italia). Y una de las grandes causas de que las cuatro grandes ligas den la espalda a una competición que, hasta ahora, solo apoyarían una decena de clubes europeos.

Es decir, solo un 12% de las plazas europeas se definirá por el desempeño deportivos de los equipos en sus respectivos países. Hasta hoy, todas las plazas, excepto la que se gana el campeón de la Europa League, se determinaban según las posiciones de los clubes en sus ligas locales. No se conoce aún cómo se elegirían exactamente los participantes de la primera edición bajo este nuevo modelo, pero en LaLiga intuyen que será por coeficiente histórico.

El Comité de Competiciones de los Clubes (CCC) es quien propone estos cambios y el Comité Ejecutivo de la UEFA, quien tiene la última palabra. El CCC está formado por 13 miembros de la ECA, cuatro de la UEFA y uno de Ligas Europeas. Para aprobar el envío de una propuesta, basta con tener mayoría simple.

Juventus, cuyo presidente Andrea Agnelli también gobierna la ECA, es uno de los máximos impulsores y el único club italiano a favor del nuevo torneo. Inter, AC Milan, Roma y Fiorentina no se posicionaron formalmente y se abstuvieron de firmar la carta de los restantes 15 equipos de la Serie A que se manifestaron en contra de una Superliga. En el resto de Europa, Ajax (Holanda), Legia de Varsovia (Polonia) y el HJK Helsinki finlandés se han posicionado a favor del proyecto. Todos pertenecen al Comité Ejecutivo de la ECA. El conjunto holandés sostiene que el nuevo formato aumentaría los ingresos que no obtiene en su Liga, cuyo campeón, además, no tiene garantizada la entrada directa en la fase de grupos de la Champions.

En LaLiga resuelven fácilmente la ecuación. A menor relevancia de los partidos de la competición nacional (la nueva Champions ocuparía gran parte del calendario con, como mínimo en el caso de España, 56 partidos entre cuatro posibles participantes), disminuirá el valor de los derechos audiovisuales, caerán las partidas comerciales de los clubes (los patrocinadores elegirán las competiciones con mayor visibilidad) y sus recursos los días de partido. “Los ingresos domésticos agregados de todas las ligas nacionales europeas suman más de 7.000 millones de euros. Los de la UEFA, 2.000”, detalla Tebas. “Es evidente que el origen de los recursos siguen siendo las competiciones locales”, añade.

La afición del Villarreal CF recibe al equipo antes de un partido de LaLiga Santander.
La afición del Villarreal CF recibe al equipo antes de un partido de LaLiga Santander.

Los primeros estudios, como por ejemplo uno publicado por el portal de fútbol y negocios Palco23, advierten de que la devaluación audiovisual de las ligas nacionales superaría el 20% y, particularmente, los de LaLiga podrían decrecer un 41%. “Con menos ingresos y un acceso a competiciones europeas restringido, ¿qué atractivo tiene un equipo modesto para posibles inversores?”, dice Javier Morente, miembro del gabinete de Presidencia de LaLiga y experto en esta materia.

Fundada en 2005, Ligas Europeas (EL) es la organización que ahora representa a 36 competiciones nacionales en 29 países del continente. Defiende los intereses de más de 900 clubes. Desde el 1 de junio Jacco Swart, ex consejero delegado de la Liga holandesa, es su director general. “En muchísimos países el fútbol es el deporte más importante, el más popular y el más practicado. Las ligas locales llenan a la sociedad de alegrías, de tristezas, de excitación, de entretenimiento. Cada fin de semana, cada día”, apunta. “Es entendible que un club quiera ganar más y más, pero una competición necesita eso, competitividad. El daño de una Superliga puede ser irreparable”, dice Swart.

Aficionados del Deportivo de La Coruña, en Riazor antes de un partido por los playoffs de ascenso a LaLiga Santander.
Aficionados del Deportivo de La Coruña, en Riazor antes de un partido por los playoffs de ascenso a LaLiga Santander.

Este lunes, en una mesa redonda organizada por La Vanguardia, Javier Tebas debatió con Albert Soler, director de deportes profesionales y de relaciones institucionales del FC Barcelona; Mateu Alemany, director general del Valencia CF; y Roger Guasch, director general del RCD Espanyol. Allí, el presidente de LaLiga advirtió del peso de los derechos televisivos nacionales en los presupuestos de los clubes: “Suponen el 70%”. Soler, por su parte, dejó en claro que un posible apoyo del Barça al nuevo sistema no indicaría su menosprecio hacia LaLiga. “Queremos una liga europea fuerte y una liga española fuerte”, dijo. Alemany, del Valencia, y Guasch, del Espanyol insistieron en el riesgo del nuevo formato, sobre todo por la pérdida de valor del producto de LaLiga. “Los diez grandes de la ECA se han equivocado en el planteamiento; las cosas artificiales no triunfan”, subrayó este último.

Los comunicados de la liga danesa y de la liga suiza, ambas unánimemente en contra de la Superliga europea, también reflejan que el modelo actual puede mejorarse. “Necesitamos una reforma del sistema de distribución a partir de 2021 para crear un reparto más justo entre las competiciones”, sugieren los 14 clubes de Dinamarca. Los 20 equipos suizos coinciden y añaden: “Es indispensable un crecimiento sustancial de la solidaridad entre los competidores de la UEFA para proteger el equilibrio deportivo en las ligas nacionales”. El consejero delegado de la Liga Suiza de Fútbol, Claudius Schäfer, se ha pronunciado acerca de la eterna ilusión europea: “Si este sueño muere, un elemento importante de los clubes y de los aficionados del fútbol también lo hará. El Basilea contra el Liverpool o Young Boys frente a la Juventus son los juegos épicos por los que viven los hinchas. Queremos seguir teniendo noches memorables”. Swart, de Ligas Europeas, agrega: “Los equipos que no compiten en Europa tienen que percibir los ingresos que generan las competiciones de la UEFA para que haya mayor equilibrio”.

Claudius Schäfer, consejero delegado de la liga suiza: "Queremos seguir teniendo noches europeas memorables”

La situación va más allá del fútbol y del negocio de los clubes. José Mateos, presidente de Aficiones Unidas, el organismo que engloba a todas las federaciones de peñas, apunta: “Al fútbol lo mueven los aficionados. Seríamos los mayores perjudicados. Nos sentimos menospreciados por un grupo reducido de clubes que se quiere adueñar del fútbol”.

Una bandera de la afición del Valencia:
Una bandera de la afición del Valencia:

Ciudades como Huesca o Valladolid se transforman por completo gracias a los pasos de sus equipos por LaLiga Santander. "Lo habitual era tener unas 200 personas en un fin de semana normal en Huesca, sin eventos. Ahora, cuando hay fútbol, se duplican. Contra el Espanyol o el Alavés llegamos a sobrepasar los 500 turistas por día. Para las visitas guiadas por la ciudad hay ocasiones en las que trabajan hasta seis personas porque tenemos que hacer varios grupos desde el viernes hasta el domingo", aseguraba a EL PAÍS hace unos meses una portavoz del área de Turismo oscense. “Para los viajes en LaLiga 1|2|3 este año hemos repartido más de 18.000 entradas entre las peñas”, afirma Mateos. En Albacete, por ejemplo, aún recuerdan cuando salieron a conocer España en la década de los 90 gracias a El Queso Mecánico, la mítica plantilla que estuvo a punto de jugar la Europa League.

El Clásico, los derbis, un duelo para entrar en puestos de Champions o un enfrentamiento para mantener la categoría agita la vida de las ciudades. El hincha lo vive durante todo el fin de semana. El fútbol socializa. El ocio de las familias y los grupos de amigos gira en torno a él. “Forma parte de nuestra cultura diaria, de nuestra identidad. Y no queremos perderla”, zanja Mateos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información