Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bottas empieza a parecerse a Rosberg

El finlandés logra en Bakú su segunda victoria del año por delante de Hamilton y recupera la batuta del Mundial. Cuarto doblete seguido de Mercedes, un hito histórico

GP Azerbaiyan F1
Bottas (d) y Vettel, en el podio de Bakú. AFP

Hay algo distinto en la mirada de Valtteri Bottas, que los últimos dos años interpretó a las mil maravillas el papel de escolta de Lewis Hamilton pero que este curso parece decidido a convertirse en protagonista. Cansado de recibir los elogios del británico, el finlandés quiere copiar el relato de Nico Rosberg, quien fue la sombra del corredor de Tewin toda su vida hasta que en 2016 encontró la fórmula para derrotarle.

La aparente incomparecencia de Ferrari deja momentáneamente a Mercedes sin rival directo, de modo que el duelo más interesante es el que libran su pareja de pilotos. Hamilton llegó este fin de semana a Azerbaiyán al frente de la tabla general y se fue de Bakú a rebufo de su vecino de taller, que sumó su segunda victoria de la temporada a partir de un ejercicio de control absoluto, sin titubeos y de principio (arrancó desde la pole) a fin. En 2018, un inoportuno pinchazo en este mismo escenario le arrebató el triunfo al corredor de Nastola, que esta vez sí pudo encaramarse al escalón más elevado del podio. Hamilton certificó el cuarto doblete de la escudería de la estrella en los cuatro grandes premios disputados hasta el momento, un hito inédito en la historia del certamen y la prueba más fehaciente de la superioridad de las Flechas de Plata. 

La tercera plaza fue para Sebastian Vettel, completamente inocuo y sin opción alguna de discutir con los Mercedes por las dos primeras posiciones. Charles Leclerc, que tras la metedura de pata de la cronometrada (se estampó contra las barreras) arrancó el octavo, fue capaz de escalar y cruzar el quinto bajo la bandera de cuadros, mientras que Carlos Sainz finalizó el séptimo y de esta forma acumuló sus primeros puntos como piloto de McLaren.

Después de un invierno de lo más esperanzador a partir de los datos que ofrecieron los ensayos en Montmeló, la estructura de Maranello se ha ido desdibujando con el paso de las carreras, a la espera de que el regreso al Circuit dentro de dos semanas sirva para revitalizar a Il Cavallino Rampante. Hasta que eso ocurra, la hinchada deberá conformarse con el duelo fratricida entre Hamilton y Bottas, que esta vez se defendió como un jabato de los achuchones del actual campeón y que lo hizo todo bien. Para rematar la faena con un lacito, al nórdico solo se le escapó la vuelta rápida que Leclerc se adjudicó a última hora para sumar ese punto extra que se otorga a partir de este ejercicio.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >