Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sevilla acaricia los cuartos de final ante el Athletic

El equipo de Machín exhibe pegada y fondo de armario ante un Athletic con la mente centrada en LaLiga

En vídeo, declaraciones del entrenador del Sevilla F.C. , Pablo Machín. EFE | Vídeo: Atlas

La trilogía vasco-sevillana que ha deparado el destino, y que obliga a los andaluces a hacer uno de esos viajes de antaño, de más de tres días, que recuerdan los nostálgicos del fútbol (y algunos periodistas viajeros), deja claro que en la Copa es el Sevilla el que tiene todo a su favor.

Claro que a Gaizka Garitano, y a los más de 30.000 aficionados rojiblancos que acudieron a San Mamés y asumieron con flema el resultado, les importa más LaLiga, y no sería extraño que, asumiendo la lógica caparrosiana, y como sucedió en sus tiempos de entrenador del Athletic, en aquella semifinal copera de 2009, que todavía se recuerda en Bilbao, todo lo que ocurrió en la fría tarde copera no fuera sino una añagaza, un trampantojo.

Entonces, el partido que el Athletic tiró al cubo de la basura fue el liguero. Crecido en su euforia, el presidente sevillista, Del Nido, aseguró que en la Copa, su equipo se iba a comer al león de la melena hasta el rabo. Y lo que le cantaron después, irreproducible aquí, hacía mención a ese apéndice.

Con los dos equipos plagados de suplentes, el Sevilla demostró tener más fondo de armario, Garitano sacó del baúl a jugadores como Iturraspe, que no jugaba 90 minutos desde tiempo inmemorial, recuperó a Unai Simón para la portería y alineó de salida al joven Guruzeta. Machín también dejó en el banco a Jesús Navas, Banega o Ben Yedder, y les dio pista a Soriano, Nolito y algún otro jugador que no cuenta habitualmente. El delantero gaditano cumplió con lo que le pidieron, y para los seis minutos ya había marcado dos goles: el primero, anulado por falta al portero y el segundo, ya sin traba alguna para subir al marcador. La relajación de los centrales del Athletic ponía por delante al Sevilla.

Athletic, 1 - Sevilla, 3

Athletic: Unai Simón; Capa, Yeray, Núñez, Balenziaga; San José, Iturraspe, Susaeta (De Marcos, m. 77), Córdoba (Williams, m. 65); Guruzeta y Aduriz (Muniain, m. 41). No utilizados: Herrerín, Iñigo Martínez, Dani García y Vicente.

Sevilla: Soriano, Mercado, Kjaer, Carriço; Promes, Roque Mesa (Banega, m. 50), Amadou, Vázquez (Sarabia, m. 74), Arana; Nolito y André Silva (Ben Yedder, m. 67). No utilizados: Vaclik, S. Gómez, Navas y Escudero.

Goles: 0-1: Nolito. M. 6. 1-1. San José. M. 49. 1-2. André Silva. M. 52. 1-3. Ben Yedder. M. 76.

Árbitro: Del Cerro Grande. Tarjetas amarillas a San José, Roque Mesa, Vázquez. Árbitro del VAR: Cuadra Fernández.

San Mamés: 33.847 espectadores.

Luego apareció el VAR, que sigue siendo pasto de la polémica. Cuando para evaluar una jugada hace falta que se reúna un sanedrín de sabios y después la tengan que explicar una decena de expertos, con argumentos que entiende apenas el común de los mortales, es que el invento todavía no funciona del todo. Que sí, que seguramente aciertan, pero en un juego que parecía tan sencillo de entender como el fútbol, eso no quiere decir que tengan razón.

El gol que Del Cerro Grande anuló a Aduriz por fuera de juego es un ejemplo. Hasta Machín comentó después del partido que la decisión había paliado el error que su equipo cometió en defensa.

Lesión de Aduriz

Además, el delantero del Athletic se lesionó en esa jugada y su equipo se quedó sin referencia en punta. Aún así, San José consiguió empatar en un córner al comienzo de la segunda mitad, en un instante de lucidez de los rojiblancos, que se empeñaron entonces en conseguir el segundo y darle la vuelta a la eliminatoria. Fue el único momento del partido en el que la grada pensó que el Athletic podía dar un vuelco a la situación.

Pero duró muy poco. No hubo lugar al cambio de tendencia porque los rojiblancos volvieron a evidenciar la dejadez en defensa que les había condenado en la primera mitad. Se despistaron lo suficiente como para permitir que André Silva y Ben Yedder —que salió en la segunda mitad— se sintieran a gusto con espacios abiertos y pusieran un marcador imposible para el Athletic, que parece dar por amortizada la eliminatoria.

San Mamés, que había comenzado frío, se quedó helado con los goles del Sevilla, que tiene pie y medio en los cuartos de final. El domingo, el segundo acto, pero en LaLiga. Posiblemente, en el equipo estará el atacante Ibai Gómez, que tras el choque copero saltó al césped de San Mamés para entrenarse por primera vez, tras su regreso del Alavés, con la camiseta rojiblanca del Athletic.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >