Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irureta, icono de la modernidad

La novela gráfica '¡Han atropellado a Irureta!' reconoce la figura del “Woody Allen del fútbol español”

Portada del libro '¡Han atropellado a Irureta!', de Miguel Nicolás y Jaime Pantoja.
Portada del libro '¡Han atropellado a Irureta!', de Miguel Nicolás y Jaime Pantoja.

Javier Irureta es un personaje mítico. Jugador del Atlético de Madrid y del Athletic de Bilbao, en su posterior trayectoria como entrenador trazó una suerte de línea que iba desde Galicia hasta su tierra natal, el País Vasco. Celta de Vigo, Deportivo de la Coruña, Real Oviedo, Racing de Santander, Logroñés, Real Sociedad y Athletic de Bilbao. Luego, ya en su epílogo como preparador, tuvo dos aventuras fugaces a cargo del Zaragoza y del Betis.

Irureta es uno de los iconos de la década de los 90 y principios de 2000 en el fútbol español. Siempre vestido de domingo -hubiera o no partido- y siempre acompañado de sus gafas, hacía de vez en cuando una concesión al desenfreno olvidándose la corbata o luciendo el chubasquero del club en cuestión. En un partido contra la prensa, jugó con las gafas puestas y la funda en la mano. Anotó varios goles: “Esto es más difícil que escribir o que criticar”, les dijo con sorna a los plumillas.

Hombre de costumbres, vivió durante siete años en la habitación 514 del hotel María Pita de A Coruña. Después de los partidos de sus equipos y siempre que el horario y la distancia se lo permitían se desplazaba a Bilbao para ver a su familia. Un tipo, además, con retranca. “¡Aúpa, chavales, que ya viene el Erandio!”, gritaba en los entrenamientos. Despistado, a veces citaba a jugadores del rival que ya estaban retirados. Otras, a jugadores suyos que no estaban en el campo. Capaz de recoger el guante de peregrinar a Santiago si el equipo remontaba al Milan, remontar y hacer el camino. Si le preguntaban por el último éxito de Supertramp, se reía algo nervioso y regañaba con cariño al periodista. Todos los que han trabajado con él destacan su bonhomía e inteligencia. Como aquella vez que un director deportivo se lo llevó a comer para que no quitara a un jugador. Durante el almuerzo, no hablaron del tema, pero al acabar, Irureta le dijo: “Sé para qué me has traído hoy a comer. Que sepas que mañana es el último día que lo pongo”.

Ahora, en forma de novela gráfica, le llega un reconocimiento al “Woody Allen del fútbol español”. En ¡Han atropellado a Irureta! (Modernito books) Miguel Nicolás y Jaime Pantoja crean una divertida historia que es un sindiós y en el que un cromo de Irureta de la temporada 1974-1975 se convierte en el nexo entre la modernidad y un tiempo que ya no existe. Irureta, icono moderno. ¿Quién se lo iba a decir?

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >