Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lopetegui: “Si esperabais ver un entrenador hundido no me miréis a mí”

El técnico del Madrid se muestra desafiante en la conferencia de prensa en la que le preguntan por la intención del club de destituirle después del clásico del próximo domingo

Julen Lopetegui este lunes en Valdebebas.

“Afronto el día a día con la normalidad de siempre”, dijo Julen Lopetegui, este lunes al mediodía, más tranquilo que nunca desde que comenzó la crisis que le ha desacreditado por completo como técnico del Real Madrid, a ojos de la directiva. El técnico se mostró desafiante en la conferencia que celebró para presentar el partido que enfrentará a su equipo con el Viktoria Pilsen, este martes en el Bernabéu. “Si esperabais ver un entrenador hundido o abatido no me miréis a mí”, dijo, dirigiéndose a la prensa. “Al contrario, conservo la máxima ambición y concentración para preparar la competición”.

La situación de Julen Lopetegui en el Madrid es tan desesperada que en la cúpula del club, cuando los dirigentes se refieren a él no le llaman por su nombre. Según una fuente próxima a la presidencia, su apodo es El Zombi. El presidente, Florentino Pérez, resolvió despedirle el 2 de octubre tras someterle a un examen minucioso contra el Sevilla, el Atlético y el CSKA. Solo le ha mantenido mientras buscan un sustituto en una espiral de espera que no ha hecho más que agravar la deriva del equipo, que ha encadenado cinco partidos sin ganar.

La visita del modesto Viktoria, de la República Checa, se presenta como una ocasión propicia a la recuperación. Preguntado por la Champions por los medios oficiales madridistas, Lopetegui se pronunció con su habitual tono grandilocuente. “La Champions va ligada a la historia del club”, dijo. “Mañana el Pilsen nos va a obligar a hacer un gran partido y hacer lo que queremos, que es ganar tres puntos”.

Desde el Madrid se ha filtrado que el club busca un sustituto y que tanto Antonio Conte como Santiago Solari están en la lista de alternativas. El técnico, sin embargo, no se dio por enterado. “Lo que siento”, dijo, cuando le preguntaron por sus sentimientos, “es que tenemos un gran partido por delante, afrontándolo con la máxima ambición, cariño y energía. No pienso en nada más que en el partido, que será suficientemente interesante”.

“Solo puedo confirmar que estoy aquí vestido con el uniforme del Madrid”, señaló, ante la cuestión de si se imaginaba sentado en el banquillo del Camp Nou el próximo domingo. “Estamos centrados en el presente. Este es nuestro oficio y nuestra responsabilidad”.

El Madrid organizó la conferencia siguiendo el protocolo que manda la UEFA, según el cual el entrenador debe comparecer junto con un futbolista. Isco fue el elegido por el club. Junto con el capitán Sergio Ramos, el malagueño es uno de los principales baluartes que le restan a Lopetegui en un vestuario cada vez más incrédulo con su figura.

“Me parecería una locura cambiar al entrenador”, dijo Isco. “Hay que dejarle trabajar. Llevamos dos meses con él. Si echan al entrenador nos deberían echar a todos nosotros [los jugadores], porque somos los que estamos en el campo, los que tenemos que defender y hacer goles”.

Inquirido por el impacto de la ausencia de Cristiano en el juego deficiente del Madrid, Isco respondió en la línea marcada por el departamento de comunicación a lo largo del último mes. “No podemos llorar por alguien que no ha querido estar aquí”, dijo.

Cristiano ha asegurado a varios de sus excolegas de vestuario que él solo fichó por la Juventus porque el Madrid le empujó a ello al negarle la renovación contractual que esperó durante siete meses.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >