Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos necesita en París un ‘milagro’ como el de Medinah

Europa, con unos fabulosos Molinari y Fleetwood, domina por 10-6 tras la segunda jornada, el mismo marcador que logró remontar en la mágica edición de 2012

ryder cup
Fleetwood y Molinari, este sábado en París. Getty

Un milagro. Eso es lo que necesita Estados Unidos si quiere ganar la Ryder Cup. Un milagro como el que Europa vivió en Medinah en 2012, cuando en los 12 partidos individuales del domingo remontó un 10-6 en contra para conquistar el trofeo en una tarde épica e inolvidable. Ese mismo marcador campea ahora en Le Golf National, en París. Europa dobló este sábado su renta: del 5-3 pasó al 10-6. Y durante unos minutos mandó por 10-4. Exactamente igual que en Medinah, pero con los actores cambiados. La diferencia es que entonces Europa tenía a Seve en la memoria y a Olazabal como capitán. La apelación al corazón sirvió de revulsivo para Europa después de que Poulter prendiera la mecha e hiciera creer en lo imposible. El conjuro fue único. No parece que sea el caso en Estados Unidos, que no tiene un Seve ni un líder en el vestuario como Olazabal. Ni siquiera Tiger, el gran tótem, parece rebelarse contra el destino, cabizbajo como anda por el campo. Los locales solo necesitan 4,5 puntos más de los 12 en juego para recuperar la corona.

Resultados

Fourballs:

Rory McIlroy y Sergio García a Brooks Koepka y Tony Finau, 2&1.

Paul Casey y Tyrrell Hatton a Dustin Johnson y Rickie Fowler, 3&2.

Francesco Molinari y Tommy Fleetwood a Tiger Woods y Patrick Reed, 4&3.

Justin Thomas y Jordan Spieth a Ian Poulter y Jon Rahm, 2&1.

Foursomes:

Justin Rose y Henrik Stenson a Dustin Johnson y Brooks Koepka, 2&1.

Bubba Watson y Webb Simpson a Sergio García y Alex Noren, 3&2.

Francesco Molinari y Tommy Fleetwood a Tiger Woods y Bryson DeChambeau, 5&4.

Jordan Spieth y Justin Thomas a Ian Poulter y Rory McIlroy, 4&3.

La tarjetas, al detalle.

Europa ha encontrado dinamita en una pareja insospechada. El italiano Francesco Molinari, de 35 años, y el inglés Tommy Fleetwood, de 27, han convertido en oro todo lo que han tocado. Cuatro partidos juntos y cuatro puntos. La machada les hace entrar en la historia al convertirse en la primera pareja europea con un pleno de triunfos en una edición. La altura de quienes defendían ese trono da cuenta de lo conseguido: Faldo y Woosnam en 1987, Seve y Olazabal en 1989 y 1991, y Sergio García y Parnevick en 1999 sumaron 3,5 puntos juntos. Las suyas, además, no han sido victorias sufridas: 3&1, 5&4, 4&3 y otro 5&4 han sido sus marcadores. La gloria puede ser doble para Fleetwood este domingo. Si vence en su partido individual contra Tony Finau, será el único debutante europeo con un cinco de cinco. Solo los estadounidenses Gardner Dickinson, en 1967, y Larry Nelson, en 1979, están en ese altar.

Tres de los cuatro puntos de la pareja de oro los han sumado contra Tiger Woods, que lo ha perdido todo. La cara y la cruz. El estadounidense es la sombra del jugador que la semana pasada rompió una racha de cinco años sin ganar. Sin alma. Sin rabia. Vacío. El Tigre no encuentra la manera de que la Ryder le dé una alegría (solo una victoria hasta ahora en siete ediciones jugadas). Su imagen en el hoyo 13, cuando su bola se fue al agua, escondido bajo la gorra, fue la de un jugador desolado y sin respuestas. Su hoja de servicios en la Ryder lo dice todo: 13 victorias, 20 derrotas, tres empates.

Stenson y Rose vencieron en los foursomes a Dustin Johnson y Koepka por 2&1, y el orgullo americano lo salvaron Bubba Watson y Webb Simpson ante Sergio García y Noren (3&2), y Spieth y Thomas contra Poulter y McIlroy (4&3). Los dos estadounidenses y Poulter completaron un maratón juntos después de coincidir cinco horas en los fourballs de la mañana, descansar apenas 40 minutos y volver al ruedo durante casi tres horas y media más, esta vez con la entrada de McIlroy por Rahm. Fueron las mismas parejas locales en foursomes que el día anterior.

Europa ya había comenzado el día como un cohete.  Después del histórico 4-0 en los foursomes de la tarde del viernes, el primero que conseguía en su historia en esta modalidad, la mañana del sábado siguió pintada de azul. Los jugadores europeos se impusieron en tres de los cuatro partidos de fourballs: Sergio García y McIlroy por 2&1 a Koepka y Finau, Casey y Hatton por 3&2 a Dustin Johnson y Fowler, y los imparables Molinari y Fleetwood por 4&3 a Tiger Woods y Reed. El único punto americano lo atraparon Jordan Spieth y Justin Thomas frente a Jon Rahm y Ian Poulter, por 2&1. Con este triplete Europa dominaba ya el marcador por 8-4. El 10-6 agrandó la brecha. La enciclopedia también juega a su favor: nunca en los nueve precedentes anteriores de un 4-0 el equipo que lo recibió consiguió sobreponerse para ganar la competición. Hay más: esos siete puntos conseguidos de manera consecutiva por Europa son su mejor marca jamás lograda e igualan un récord de EEUU de 1981.

Rahm celebra un birdie.
Rahm celebra un birdie. AFP

McIlroy y Sergio García abrieron el baile. El Niño es otro en la Ryder. Después de un curso cuesta abajo, en París tiene otra cara y otra confianza en su juego. Entre el castellonense y un renacido McIlroy (cinco birdies) después de su mal inicio de Ryder voltearon a Koepka y Finau. Los estadounidenses remaron cuando tenían cuatro hoyos en contra y con tres victorias del 14 al 16 estrecharon la partida. Era el momento para que García sacara su magia: con un soberbio putt en el 17 puso las cosas en su sitio. McIlroy le agradeció el golpazo de manera cariñosa. Fue una estupenda manera para que el español escalara hasta los 24,5 puntos en su historial en la Ryder, superando ya a Langer y a solo medio punto del registro de Nick Faldo. La marca puede caer este domingo en los individuales, contra Rickie Fowler.

El segundo punto europeo lo lideró Paul Casey con seis birdies (cinco en los seis primeros hoyos) y cuatro hoyos ganados él para derretir junto a Hatton al número uno mundial, Dustin Johnson, y a Fowler. Y el tercero llevó la firma de la pareja del momento, Molinari y Fleetwood. El italiano,  ganador del pasado Open Británico (en ese partido final coincidió con... Tiger) vive un momento dulce. Como Casey, fue el mejor en cuatro hoyos, incluido ese momento de inspiración divina con tres birdies seguidos en los hoyos 11, 12 y 13 que dejaron el encuentro visto para sentencia. Fleetwood, un debutante sobresaliente, redondeó la obra.

La emoción que apenas hubo en los tres primeros partidos de la mañana se multiplicó en el último: Rahm y Poulter con la doble J, Justin Thomas y Jordan Spieth. Los jóvenes fenómenos de 25 años se impusieron por 2&1. Son dos partidos jugados por Rahm en su debut en la Ryder y dos derrotas. Esta vez tampoco le acompañó nada el juego. El vasco se fue al agua tres veces en los dos primeros hoyos, y no cogió una calle hasta el quinto, quizás víctima de la ansiedad por haber caído en el duelo del viernes, y de sus tremendas ganas por firmar un buen papel en una competición en la que han triunfado Seve, Olazabal y Sergio García. Solo un birdie en el 13 para ganar el hoyo y otro en el 14 que celebró a lo grande alegraron al de Barrika. El viernes le rescató Olazabal del enfado. Este sábado debía volver al diván. Mitómano como es, el vasco sabe que Seve, Olazabal y Sergio García comenzaron su leyenda en la Ryder con triunfos, no con derrotas.

Rahm quiere unirse a la fiesta de Europa. Este domingo jugará por primera vez en su carrera contra Tiger Woods, un broche mayúsculo. A Estados Unidos solo le queda un milagro si quiere ganar una Ryder en Europa después de 25 años .

Todos los resultados de la Ryder Cup, al detalle.

Jornada del domingo: 12.00, Movistar Golf. 12.05: R. McIlroy - J. Thomas. 12.17: P. Casey - B. Koepka. 12.29: J. Rose - W. Simpson. 12.41: J. Rahm - T. Woods. 12.53: T. Fleetwood - T. Finau. 13.05: I. Poulter - D. Johnson. 13.17: T. Olesen - J. Spieth. 13.29: S. García - R. Fowler. 13.41: F. Molinari - P. Mickelson. 13.53: T. Hatton - P. Reed. 14.05: H. Stenson - B. Watson. 14.17: A. Noren - B. DeChambeau.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.