Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aitana Bonmatí: “Hasta que llegué al Barça no me había entrenado con chicas”

“En unos años, España generará jugadoras como las mejores potencias mundiales”, cuenta la mediocentro del Barcelona y la selección antes del inicio de la Liga

Aitana Bonmatí, durante la última concentración de la selección española. Ampliar foto
Aitana Bonmatí, durante la última concentración de la selección española. EL PAÍS

Aitana Bonmatí (Sant Pere de Ribes, Barcelona, 20 años) estuvo en Francia el mes de agosto. Quería la Copa del Mundo, como sus compañeras de la selección sub-20. Pero tuvo que conformarse con el subcampeonato, que no es poca cosa. Y con ver la final desde la grada. Había sido expulsada en semifinales. Publicó una emotiva carta: jugaría “sin botas, pero con el alma”. Y le escribió hasta Xavi Hernández. “Me dijo que pasan muchas cosas injustas a lo largo de la carrera de un futbolista; y me dio ánimos”. Hoy ya se le ha pasado el disgusto. “Cuando lo pienso me da rabia, me duele. Era la final de un Mundial. Pero es agua pasada”, dice. Acaba de llegar de una cita con la absoluta, clasificada con honores —ocho victorias— para el Mundial de 2019 y, casi sin descanso, volverá a calzarse las botas este domingo. Es mediocentro y juega en el Barça, que empieza la Liga ante el Athletic (domingo, 12.00).

Pregunta. Vive a medio camino entre Barcelona y Sant Pere de Ribes, ¿le va la ciudad?

Respuesta. Tengo piso en Barcelona, el piso que me proporciona el Barça, en el que vivo con mis compañeras; pero también tengo casa en Sant Pere de Ribes y siempre que puedo me voy para allá. Me siento más cómoda viviendo en mi pueblo que en plena ciudad. Me gusta la tranquilidad.

P. Estudia Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

R. Nuestra vida está ligada al deporte. Es la elección más fácil. Además, todo lo que nos enseñan nos gusta y nos motiva. Tiene varias salidas. Todavía no tengo claro a qué quiero dedicarme, pero me gusta la preparación física.

P. ¿De pequeña, ya jugaba al fútbol en el patio?

R. Sí, sí. Todas las horas que tenía libres las pasaba jugando con los chicos. Era la única. Y me peleaba mucho con ellos porque era muy competitiva. Y ya sabes, antes no estaba bien visto que una niña jugara a fútbol. Yo siempre he sido la única, hasta que entré en el Barça. Empecé a jugar en el equipo del pueblo porque jugaba en el colegio y me apunté con mis compañeros de clase. Aprendí mucho. Físicamente te aporta muchas cosas que, probablemente, en un equipo de chicas no tienes. Ese punto de competitividad que tienen los niños de pequeños me sirvió para crecer.

P. ¿Cómo recuerda su primer día en La Masia?

R. Tenía 13 años. Fue un poco extraño todo. Siempre había jugado con chicos, nunca había entrenado con chicas. Así que estaba ilusionada y contenta por jugar en el club de mis sueños, pero también me sentía rara por esa nueva etapa. Luego ves que todo tiene sus cosas buenas y malas. Si hubiera podido seguir con los chicos, hubiera crecido más físicamente. Pero con las chicas he aprendido mucho. Y el trato personal es mejor. Dejé de sentirme la única en un equipo de chicos.

P. ¿Hacía el viaje hasta la ciudad deportiva cada vez?

R. Cada vez. En coche hay unos 45 minutos, pero yo iba en transporte público, así que al final salía de casa a las seis de la tarde y volvía a las doce de la noche. Los deberes los hacía como podía, en el tren o el autobús.

P. Es de las pocas que ha llegado al primer equipo después de pasar por las categorías inferiores. ¿El volumen de fichajes va en detrimento de la cantera?

R. El Barcelona es un club que siempre ha apostado por la cantera, lo vemos especialmente en el equipo masculino. Pero como el femenino no está tan avanzado, especialmente aquí en España, han intentado buscar en el extranjero la experiencia y el nivel físico que nos falta. Creo que dentro de unos años ya no será necesario. España generará tantas futbolistas como las mejores potencias mundiales en fútbol femenino. Además, el estilo Barça quienes mejor lo podemos plasmar en el campo somos la gente de aquí.

P. ¿Cómo es el fútbol que vemos en la Liga Iberdrola?

R. Aquí siempre ha habido jugadoras y jugadores técnicos, pero además hemos hecho un paso adelante en el aspecto físico. Los equipos han mejorado mucho. Hace unos años no se competía como ahora porque el fútbol femenino estaba más dejado. Ahora se trata a las jugadoras de forma más profesional.

P. ¿A qué aspira este Barça?

R. Nuestros objetivos principales son la Liga, que hace tres años que no la ganamos y debe ser una obligación para nosotras, y la Copa. Después, la Champions es un reto que nos ponemos cada año, pero no es primordial.

P. El rival de los últimos años ha sido el Atlético, pero otros históricos se han reforzado, como el Levante con el fichaje de Sonia Bermúdez. ¿La competencia será mayor?

R. El fútbol femenino está mejorando mucho y la Liga será cada vez más competitiva. Son muchos los equipos que se han reforzado, no solo el Levante. También lo ha hecho el Betis, por ejemplo. Antes ibas a algunos campos y te paseabas, ahora cualquier equipo te puede hacer daño. Será una Liga muy disputada. No hay un claro favorito.

P. Fue campeona de Europa (sub-17 y sub-19), es subcampeona del mundo (sub-20), y viene de jugar dos partidos con España ya clasificada para el Mundial del 2019 en los que hubo más de 7.000 espectadores, récord de asistencia. ¿Se están haciendo las cosas bien?

R. Tenemos que estar contentas. Yo soy joven y hace unos años no era consciente, pero hablo con las que llevan más tiempo y ellas no se esperaban que en tan poco tiempo se avanzara tanto. La Federación y los clubes están trabajando bien. Pero no se consigue todo de un día para otro, tenemos que tener paciencia. Yo me siento valorada, siento el apoyo de las grandes instituciones.

P. Es mediocentro y sus referentes son Xavi e Iniesta. ¿Se puede soñar con que algún día una niña diga: ‘Yo quiero ser como Bonmatí y Guijarro’?

R. Quién sabe. Cada vez la gente se está aficionando más al fútbol femenino. Puede que no nos reconozcan por la calle, pero sí la gente que va a los estadios, nos piden autógrafos y fotos. Dentro de unos años eso cambiará. Y que haya referentes también femeninos sería un gran paso para la sociedad. Se romperían muchas barreras.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información