Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Socios del Barça se quejan por el ‘Seient Lliure’

El club cambia la política del servicio mediante el cual el abonado puede liberar su asiento

Messi, en el último partido del Barcelona en el Camp Nou. Ampliar foto
Messi, en el último partido del Barcelona en el Camp Nou. AP

El Barcelona no quiere un Camp Nou medio vacío. La temporada pasada, el estadio tuvo un promedio de asistencia de 72.000 personas (un 72,46% del aforo). Números todavía más raquíticos si solo se tiene en cuenta la primera vuelta: 60.000 (60,39%). El problema, entiende la junta, es que de esos 60.000 espectadores, solo 31.000 eran socios-abonados. Una asistencia baja para una entidad que cuenta con 84.000 abonados y una lista de espera de 10.000. Entonces, la junta decidió cambiar las reglas del juego y modificar la política del Seient Lliure (servicio mediante el cual el abonado puede liberar su asiento y en contraprestación cobrar una determinada cantidad). “El club quiere que el abonando venga al estadio”, dijo Josep Vives, portavoz de la junta, al programa Què t'hi jugues! de Ràdio Barcelona.

Ocurrió que al socio-abonado no le gustó nada la nueva política del Barcelona. Mientras el curso pasado se le otorgaba un porcentaje de la reventa legal que realizaba el club por el asiento liberado, este año se le reintegra solo una parte proporcional (varía respecto de la importancia del partido) de su cuota anual. Por ejemplo, la temporada pasada por una entrada del valor de 124 euros, el socio se llevaba 44,08 euros, una vez descontados los gastos de gestión del club y el IVA. En el último partido ante el Alavés, un socio que cuenta con un abono de 480 euros anuales, recibió el 1% de su cuota anual: 4,8 euros. Una cantidad que hubiese sido 20% superior si lo hubiese liberado con 20 días de antelación. Eso sí, si el socio desea dejar libre su asiento ante el Madrid se llevará el 8% de su cuota, o el 5% ante el Espanyol.

Sin negocios

“El Seient Lliure no es un negocio para nadie. El abonado, en principio, quiere ir a todos los partidos del equipo y debería utilizar la opción del Seient Lliure solo para aquellos encuentros a los que no puede ir”, reflexionó Vives. Otra de las políticas que modificó el club es que ya no se le reintegrará más al abonado el beneficio de liberar el asiento sino que se le descontará del abono para el año siguiente. El club también destinará, en la primera vuelta (excepto en el clásico), un máximo de 3.000 entradas por partido para aquellos socios no abonados -en la segunda vuelta variará. Todo sea para que no se repita la baja asistencia de la temporada pasada, sobre todo cuando el Nou Camp Nou tendrá capacidad para unos 6.000 espectadores más.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información