Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El discurso del ¿pobre?

La continuidad de Griezman y los fichajes de Lemar, Rodri, Gelson, Kalinic y Arias elevan la exigencia del Atlético

Supercopa de Europa 2018
Griezmann junto a Lemar en el entrenamiento de este martes. EFE

Desde que a mediados de junio el Atlético cerró la renovación de  Antoine Griezmann (algo más de 20 millones de euros por temporada) y el fichaje de Thomas Lemar (70 millones) empleados y dirigentes rojiblancos no han sido ajenos a una pregunta que también ha cobrado aires de afirmación: se acabó el discurso del equipo pobre. El club y Diego Pablo Simeone encajan con matices esa corriente de opinión que les sobrevuela. Se admite el crecimiento exponencial de los últimos años sostenido por unos mayores ingresos televisivos, por patrocinio y por los abundantes réditos económicos obtenidos en las competiciones europeas. Incluso en los despachos se atreven a calificar la continuidad de Griezmann como el mejor fichaje que se ha hecho en el fútbol mundial. Pero de fondo emerge el poderío de los dos grandes clubes contra los que les toca competir en el día a día liguero e incuso también en la Champions. "Nosotros hemos crecido y las diferencias se han acortado, pero nunca se debe perder el foco de que el doble de algo siempre es mucho", defiende la dirigencia en referencia a la diferencia de presupuestos: 400 millones de euros contra los más de 700 y 800 de Barcelona y Real Madrid. "Hay una línea a seguir por parte de todos, necesitamos mejorar lo que hicimos la temporada pasada. La expectativa es alta y nos van exigir desde el plantel que hemos formado", admite Simeone, que percibe que en el ambiente pulula que el esfuerzo económico del club para elevar una vez más el nivel de la plantilla conlleva la obligación de acercarse más aún a Madrid y Barcelona, sobre todo en el campeonato de Liga.

Tampoco es ajeno El Cholo a esa última corriente de que el Atlético se ha convertido en un club atractivo para los que están y para los que pueden venir. "Percibo desde hace años que los jugadores quieren venir aquí; y que los que están no se quieren ir, Koke, Thomas, Giménez, Saúl, y acompañan el crecimiento del club. Llegan jugadores importantes y se genera trabajo colectivo, seguimos generando competencia y crecimiento. A ellos los jugadores solo les interesa ganar y crecer. Todo esto se acerca al proyecto que llevamos y que queremos mejorar".

Más gasto

Ese proyecto destina cerca del 80% del presupuesto al primer equipo. "Es nuestra apuesta, junto a la academia. Otros clubes con más recursos pueden destinar más a otras áreas. Nosotros lo que hemos hecho ha sido incrementar el gasto en la primera plantilla de forma proporcional al crecimiento económico que hemos tenido", relata un directivo. 

Prácticamente desde la llegada del técnico argentino, cada comienzo de curso los diagnósticos a priori hablan de la mejor plantilla de la historia del Atlético. Y cada año, Simeone apela a la prudencia ante esta afirmación. La nómina de jugadores que llegaron como ideales para que el equipo acabara de dar el salto de calidad y competitividad es larga: Jackson Martínez, Vietto, Carrasco, Nico Gaitán, Gameiro...

Sin embargo, la realidad dice que de los grandes fichajes del último lustro solo Griezmann ha encajado y se ha adaptado a la filosofía de Simeone. Los Lemar, Rodrigo, Gelson Matins, Kalinic y Arias, e incluso Adán tendrán que demostrar que pueden con la exigencia diaria de Simeone y su cuerpo técnico. "Tenemos que trabajar a los chicos nuevos, después de un año y medio en el que no pudimos contratar, entraron seis jugadores nuevos y hubo la salida de gente importante como Gabi o Fernando Torres, en cuanto a los que manejan el vestuario. Cuando logremos formar un mejor grupo el equipo saldrá mejor de manera natural. Las expectativas son buenas, pero nos guiamos del día a día, del partido a partido y no vamos a salir de ahí", concluye Simeone.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.