Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça pierde la mitad de su librillo

Joan Vilà, encargado del área de metodología junto a Paco Seirul·lo, decide no renovar con la entidad azulgrana

Joan Vilà ha decidido no renovar con el Barça.
Joan Vilà ha decidido no renovar con el Barça.

Surgió en una de esas conversaciones que tan a menudo tenían porque se entendían, porque remaban en la misma dirección, porque les brotaban las ideas y el compromiso con el COR (Conocimiento, Organización y Rendimiento), programa informático que instauró el entonces director deportivo Andoni Zubizarreta y que aunaba base de datos, planificación, apartado médico y todo lo imaginable alrededor del Barça, de un equipo o de un jugador en particular. La idea de Paco Seirul·lo y Joan Vilà, directores del área de metodología del club, caló porque quisieron llegar más allá y crear una biblioteca de ejercicios para los técnicos, un manual que ya existe para todos porque se trata de crear un estilo (una fórmula que tantos éxitos ha dado en la época moderna) y para aquellos en particular que quisieran trabajar algo en específico porque así lo requerían las necesidades de su equipo. Una metodología de la que el club se enorgullece porque así lo defienden en las múltiples conferencias que hacen sobre el ADN Barça, pero que ahora ha perdido la mitad de las páginas porque Joan Vilà, que mantiene discrepancias con la política y el rumbo del área deportiva, ha decidido no renovar.

Vilà, que primero fue jugador azulgrana, entró en el club como técnico en 1987 y tiene en su haber medallas como ser el descubridor de Xavi. Con una carrera exitosa, no fue considerado para el filial y decidió en 2001 seguir su carrera en los banquillos lejos del Camp Nou. Pero regresó una década más tarde para dirigir el área de metodología con Seirul·lo, de 72 años, que continuará en el cargo. “Paco es el gran gurú”, le define quien le conoce. “Y Joan su continuidad”, se añadía siempre por los pasillos de la ciudad deportiva. Ya no será así. “Le damos las gracias por el trabajo que ha desarrollado en el club”, expresó el portavoz del club Josep Vives; “su aportación ha sido muy importante a la hora de definir el modelo formativo de La Masia y de convertirlo en un referente de excelencia a nivel internacional”. Pero algo fallaba o no funcionaba cuando Vilà ha decidido irse del área deportiva de Pep Segura, que también decidió prescindir del secretario técnico Robert Fernández –aunque influyó en gran medida la opinión presidencial- para traer a Éric Abidal.

Números positivos

Vives también expuso las decisiones de la junta directiva tras la sesión ordinaria. Destaca, sobre todo, el cierre de cuentas de la temporada porque el club ha logrado un ingreso récord de 914 millones con unos gastos de 882. El beneficio de explotación es de 32 millones y el beneficio neto se queda en 13 después de los impuestos. El Ebitda ha quedado fijado en 177 millones. Asimismo, se anunció la sabida renuncia de Manel Arroyo como vicepresidente del área de mercadotecnia y comunicación y se fijó el Trofeo Joan Gamper para el 15 de agosto frente a Boca Juniors.