Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mireia Belmonte: “Intento evadirme de lo que la gente espera de mí”

La nadadora reflexiona sobre la importancia de la preparación psicológica y su horizonte en el camino hasta los Juegos de Tokio

Mireia Belmonte, en un compromiso publicitario en el Consejo Superior de Deportes, Madrid.
Mireia Belmonte, en un compromiso publicitario en el Consejo Superior de Deportes, Madrid.

Mireia Belmonte (27 años, Badalona) llega a Madrid después de una de sus habituales concentraciones en altura en Sierra Nevada. La semana que viene volverá a competir en el Campeonato de España, donde se obtienen las mínimas para el Europeo de agosto en Glasgow, pero antes aprovecha para atender un acto publicitario en el Consejo Superior de Deportes. Belmonte, ganadora de cuatro medallas olímpicas y seis podios mundiales, apadrina junto al piragüista Saúl Craviotto las becas Vamos-Cola Cao, un proyecto con el CSD para fomentar el deporte base con un presupuesto de 300.000 euros. El acto se celebra un día después del 10º aniversario de su primer oro internacional absoluto en 50 metros, que se colgó en Eindhoven en 200 estilos.

Pregunta. Una década de su primer oro. ¿Es ahora la deportista que aspiraba a convertirse entonces?

Respuesta. En parte sí, porque mi sueño era el oro olímpico. Pero también he logrado muchas cosas que nunca imaginé.

P. ¿Conserva los mismos referentes?

R. Mi ídolo absoluto siempre ha sido Michael Phelps. No es de este planeta. Cuando lo ves nadar es un placer visual. En 2008, también era Nina Jivanevskaia.

P. Últimamente han aflorado testimonios de deportistas, como el futbolista André Gomes, sobre cómo la presión les ha afectado psicológicamente. ¿Qué piensa cuando escucha estas cosas?

R. Todo deportista es persona primero y todo el mundo tiene sus miedos, sus debilidades y sus puntos fuertes. Hay que trabajar muy bien la mente para esos momentos de inseguridad o esos momento más difíciles a la hora de competir, en mi caso para preparar unos Juegos, porque te lo juegas todo cada cuatro años a una sola carta. Hay que tener la mente clara y el objetivo también.

P. ¿Alguna vez el aspecto psicológico ha ido en contra de su rendimiento deportivo?

R. No, he tenido la suerte de que desde hace siete años preparo la mente casi al mismo nivel que el cuerpo, o incluso a veces más. He podido prevenir esos momentos en los que la mente me ha podido jugar malas pasadas.

Mireia Celebra su oro continental en 2008.
Mireia Celebra su oro continental en 2008.

P. ¿Y antes de esa preparación, vivió algunos momentos de más debilidad mental?

R. No, porque cuando eres más joven eres más inconsciente y te lanzas, es mucho más fácil. Cuando empiezas a tomar conciencia de las cosas que tienen más riesgo es cuando eres más mayor, pero esa etapa la encajé muy bien con la preparación psicológica.

P. ¿Con un psicólogo?

R. Sí, un entrenador mental, para preparar cosas de la competición y fuera, de la vida, para completarlo con el deporte.

P. ¿Siente presión social de que le exijan siempre resultados y dar el 100%?

R. No. La primera que me exijo siempre soy yo. Soy súper perfeccionista. Conmigo misma ya tengo bastante. Intento evadirme mucho de lo que es más social, de lo que la gente espera de mí, intento centrarme en mí misma y hacer lo posible por lograr el objetivo. Si me hago feliz a mí misma, lo demás está completo.

P. ¿Teme el deportista contar esas dificultades por miedo a un posible estigma?

R. Siempre es difícil contar cosas que son de tu vida íntima. A lo mejor hay gente que le cuesta más. Creo que también compartirlo es bonito, porque puede ayudar a otros deportistas.

P. ¿Cómo se mantiene la tensión competitiva en esta época, en medio del ciclo olímpico?

R. Los campeonatos de España, Europa y el mundo nos mantienen las ganas de entrenar.

P. Su marca en 200 mariposa (2m 4,78), ¿valdrá para hacer medalla en Tokio?

R. Uf... cada año hay gente nueva y es un mundo. Nosotras somos como cuando los caballos corren, que solo se fijan en ellos. Cada una está en su parte del mundo, entrenando lo máximo que puede sin saber lo que hacen las demás. Mi objetivo es ser la mejor versión de Mireia.

P. ¿Trabaja con alguna marca en el horizonte?

R. Este año lo importante es hacer el récord de Europa o acercarme. Ya sé que la marca es 2m 4,27s... Pero en Tokio a lo mejor viene una y se pega un 2m 1s, ¿y qué hago? Si lo das todo y te has preparado a conciencia, tienes que salir del agua contenta.

P. Su entrenador dice que las buenas marcas de las rivales le espolean.

R. Me gusta la competencia y que me pongan las cosas difíciles en el agua, así que cuanto más nivel haya, mejor.

P. ¿Cómo vio la marcha feminista del 8 de marzo? ¿Se sintió identificada con la movilización?

R. Creo que en el deporte hay cosas que mejorar todavía en la igualdad de género, pero en el mío concretamente no hay mucha discriminación, estamos totalmente igualados. Nunca he vivido discriminación por parte de mis compañeros o entrenadores. Todos somos iguales en el agua.

P. ¿Y fuera del agua?

R. Siempre he tenido la suerte de sentirme igual a todo el mundo. Los deportes más mediáticos sí tienden a tirar más a la parte masculina y eso creo que se debería cambiar.