Muguruza pasa a la tercera ronda del US Open por primera vez en su carrera

La 'número 3' del mundo derrota a la china Ying-Ying Duan por 6-4 y 6-0

Muguruza durante el encuentro.
Muguruza durante el encuentro. JOHN G. MABANGLO (EFE)
Más información
Muguruza desborda a Lepchenko

“Por fin la maldición se ha roto”, exclamó una eufórica Garbiñe Muguruza tras derrotar a la china Ying-Ying Duan. La número 3 del mundo vio por un momento sus fantasmas reaparecer en el primer set, que cerró con un dubitativo 6-4, pero una vez que los despejó con unos raquetazos algo confusos, emergió como la tenista que quiere cerrar la temporada con su segundo Grand Slam del año y con el número 1 en sus manos. Y así, encajó en el segundo set a su rival un 6-0 sin concesiones. Cerraba un encuentro de 66 minutos contra la 92 de la WTA, en el que ganó los últimos 9 juegos de los 16 que duró el partido.

Duan había despistado a la hispano-venezolana con sus múltiples fallos en los saques en el primer set y con otros aciertos inesperados. La locomotora Muguruza no podía tomar velocidad y bramaba gritos no de empuje, sino de malestar, como buscándose a sí misma. Algo cansada quizá en un partido que se retrasó a más de las 10 de la noche y que todos, incluido el público, parecían tener ganas de que fuera rápido e indoloro. Sin embargo, todo empezó al arrastre y eso generó impotencia en la favorita.

Y es que a pesar del currículum dispar en el tenis mundial de las dos jugadoras, sus experiencias en Nueva York no eran sobre el papel tan distintas. Para Duan es el tercer US Open y había llegado a la segunda ronda en 2016 y para la flamante ganadora de Wilmbledon es su cuarta vez en el torneo con resultados parecidos. Por un momento, en concreto durante los ocho primeros juegos en los que nadie rompió un servicio a nadie, parecieron estar a la misma altura. Ambas llenas de imperfecciones y nervios. Las dos grandes mujeres de más de 1,80 de altura. Afortunadamente, fue solo un espejismo y pronto se vio quién merecía el 3 (o incluso el 1) y quién merecía el 92. Una vez que Muguruza entró en el partido ya no cupo nadie más y ahora le espera en la tercera ronda la eslovaca Magdalena Rybarikiova.

“Me ha costado entrar en el partido. (Ying Ying) Ha empezado jugando muy fuerte, muy rápido, con éxito en su sus golpes. Luego, fue ganando confianza y me fui sintiendo mejor. No he jugado mi mejor tenis, pero al final me he llevado la victoria, que es por lo que estoy contenta”, dijo en la rueda de prensa Muguruza, quien va viendo más despejado el camino hacia la victoria no solo con sus avances, sino con las derrotas inesperadas de rivales fuertes como la rumana Simona Halep o la alemana Angelique Kerber, número 2 y 6 de la clasificación mundial.

A Muguruza le tocó el último turno de una jornada inundada por las cancelaciones de ayer por la lluvia, y resumir todos los partidos españoles es lo más parecido a enumerar la lista de los reyes visigodos. Hubo buenas noticias para Fernando Verdasco y Feliciano López, amigos en la vida que serán rivales en la segunda ronda. El primero no se desgastó demasiado, pues Vasek Pispisil se retiró después de perder el primer set 6-2. El segundo, en cambio, vivió un encuentro erosivo con el ruso Andrey Kuznetsov que resolvió dos de los cuatro sets con tie break (6-4, 7-6, 6-7, 6-2). También Roberto Bautista se impuso al italiano Andreas Seppi (6-2, 4-6, 6-2, 7-6), y se las verá con el alemán Dustin Brown en la segunda ronda, mientras que Adrián Menéndez-Maceiras venció a Patrick Kypson en tres sets (6-4, 6-6, 6-1) y se enfrentará con Del Potro en la siguiente ronda. Eso en lo que respecta a los jugadores que todavía no se habían estrenado en esta edición.

Entre los que luchaban por pasar a la tercera ronda, Pablo Carreño lo hizo con mucha comodidad en un 6-2, 6-4, 6-3 contra el británico Cameron Norrie y Carla Suárez Navarro protagonizó una notable remontada contra la croata Mirjana Lucic-Baroni (4-6, 7-6, 6-2). No corrieron la misma suerte Sara Sorribes, que fue despachada por la japonesa Kurumi Nara en dos sets (6-1-, 6-2), y Alberto Ramos-Viñolas, que cayó ante Nicolas Mahut en un intenso 6-4, 4-6, 6-4, 3-6.

Para la jornada del jueves, el partido más esperado será, literalmente, el de Rafael Nadal contra el japonés Taro Daniel, que fue programado para la última hora de la tarde. Antes se vivirán los encuentros entre Adrián Menéndez-Macerias y Juan Martín del Potro, Roberto Bautista contra el alemán Dustin Brown y el encuentro de Feliciano López y Fernando Verdasco.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS