Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bartomeu: “Ya no hablaremos de tridente sino de equipo”

El presidente del Barcelona afirma que la venta de Neymar es provechosa para el club

Arda, Suárez, Rakitic, Piqué y Messi conversan en el Camp Nou. Ampliar foto
Arda, Suárez, Rakitic, Piqué y Messi conversan en el Camp Nou. EFE

La sufrida historia del Chapecoense le pone emoción a un Trofeo Joan Gamper sin demasiada alma. “La fiesta más esperada por toda la afición azulgrana”, anunciaba el speaker.La tradición dice que el Gamper es una jornada de reencuentros, pero, sobre todo, de nuevas ilusiones, simbolizadas en los jugadores que aterrizan por primera vez en el Camp Nou. Sin embargo, ayer, hubo pocos: el lateral Semedo y el reencuentro con viejos canteranos como Deulofeu, Samper y Munir. A los que también se les sumó el repatriado Douglas. Con el técnico Ernesto Valverde como la principal novedad en el vestuario, el cariño del pueblo azulgrana estuvo enfocado en agasajar al Chapecoense.

La última oportunidad en la que un equipo brasileño ofició de partenaire en el Gamper fue el Santos en agosto de 2013. Fue, entonces, una ocasión especial para el pueblo azulgrana, que le daba la bienvenida al prometedor Neymar. Cuatro veranos después, el nombre del paulista produce dolor los oídos de la hinchada del Barça, sobre todo a su presidente, Josep Maria Bartomeu. Se había expresado poco, o casi nada, sobre la situación actual jugador del PSG durante la pretemporada. “Estamos tranquilos”, se había limitado a decir el presidente, antes de comenzar la gira norteamericana. Pero Neymar voló rumbo a París. Y adiós tridente.

Deulofeu se estrena en el Camp Nou

Fue muy tímido el reencuentro de Gerard Deulofeu con el Camp Nou. El extremo, curtido en la cantera azulgrana, regresó al Barça tras su paso por el Everton, Sevilla y Milan. El club ejerció la opción de recompra por 12 millones y el atacante se volvió a vestir de azulgrana, al menos por ahora. “Estoy muy contento e ilusionado por volver a casa. Vamos a trabajar duro para traer de nuevo títulos”, sostuvo el atacante de Riudarenes.

Después de disputar el Europeo sub 21 con la selección, Deulofeu llegó tocado al Barcelona. A causa de una lesión en el adductor de la pierna derecha, se perdió la gira por Estados Unidos. Recuperado de su muscular, reapareció ante el Nàstic unos pocos minutos. Ayer, ante el Chapecoense, salió de inicio y en un santiamén ya hizo su primer gol.

Bartomeu se aferró a Messi, Neymar y Luis Suárez para ganar las elecciones de 2015. “Tenemos triplete, tenemos tridente”, sacaba pecho el entonces candidato a la liderar la junta del Barça, después de que el equipo de Luis Enrique conquistara la Liga, la Copa y la Champions de la mano del argentino, el brasileño y el uruguayo. “Este año ya no hablaremos de tridente, hablaremos de equipo”, aseguró Bartomeu. Tampoco es que le quedaran demasiadas alternativas; el nombre de Neymar es sinónimo de pasado en el Camp Nou. Hoy, el brasileño busca enamorar a París y Bartomeu reconquistar al socio del Barça, que mira con cierta desconfianza la gestión de su junta, sobre todo después del polémico adiós del 11. “Hay que dar por cerrado un capítulo del pasado: Neymar ha formado parte de nuestro club, pero hoy ya es historia”, subrayó Bartomeu, en el Congreso de Peñas.

En una comparecencia que intentaba repasar la actualidad del Barça frente a los peñistas, el presidente no pudo librarse de los pitidos cuando apuntó su discurso a analizar (o justificar) la salida Neymar. “Fue una decisión del jugador. Nosotros hicimos todo lo que estuvo en nuestra mano para que se quedara. Siempre actuando con la responsabilidad que nos toca, respetamos su decisión aunque no la compartamos”, dijo Bartomeu; “todo tiene un límite y ningún jugador puede estar por encima del Barça”.

“Buscamos sustitutos”

Neymar había renovado su contrato con el Barça en octubre de 2016, un pacto que estiró su vínculo hasta 2021 y su cláusula que pasó de 190 millones de euros a 222. Pero ni esa cifra le impidió al multimillonario PSG soplarle el brasileño al Barça. “Somos un club con 118 años de historia, con grandes jugadores y con más de 140.000 socios. Este club es nuestro, de los socios, no de un jeque ni de un oligarca. Prevenimos que se podía marchar y por eso le subimos la cláusula. Ahora estamos trabajando para buscar sus sustitutos”, añadió el presidente.

En cualquier caso, Bartomeu intentó enfatizar el aspecto positivo de la salida de Neymar. “La decisión de Neymar fuera la que fuese iba a ser buena para el Barça. Si se quedaba, manteníamos a un gran jugador; si se iba, ingresábamos una gran cantidad. Este dinero servirá para fichar y mejorar nuestro patrimonio”, concluyó. El Trofeo Joan Gamper ya pasó este verano por el Camp Nou. La ilusión de la hinchada no se vistió de azulgrana; estaba de verde, para abrazar al Chapecoense. Sin apenas caras nuevas en el vestuario, el Barça busca olvidar a Neymar.</C

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información